Trabajadores de General Motors iniciaron ayer un nuevo paro técnico de cuatro días y en caso de que el sindicato y directivos no lleguen a un acuerdo del aumento salarial del once por ciento, el próximo mes de mayo podrían emplazar a huelga.

Lidia Romero, una de las obreras de la planta señaló que en días anteriores personal de Recursos Humanos colocaron notificaciones en los lugares más frecuentados por los trabajadores en donde se les informa que a partir de ayer sábado inician un nuevo paro técnico de cuatro días que concluye la mañana del próximo miércoles.

Asimismo dijo que según se hizo saber, el paro técnico ya no tienen nada que ver con la escases de los semi conductores, como sucedió durante el tiempo de la pandemia sino debido a la supuesta reconfiguración de los robot que se utilizan para el ensamble de las camionetas que se producen en la plana con sede en  el territorio de Silao.

Indicó que durante los días que dure el paro técnico los trabajadores entre ellos hombres y mujeres, solamente  percibirán el 55 por ciento de los salarios que reciben cada viernes.

Otro de los trabajadores señaló que debido a que la empresa no accede al incremento de los salarios que está pidiendo la dirigencia del nuevo sindicato  de los poco más de seis mil obreros, el próximo mes de mayo se podría emplazar a huelga.

Explicó que lo anterior en virtud que los directivos de la empresa no han atendido la demanda sindical y tampoco han mostrado interés en proporcionar el aumento que se está pidiendo para el sector trabajador.

Finalmente señalaron que desafortunadamente si llega a estallar la huelga se verán afectadas miles de familias de todo, sin embargo es por la lucha de mejorar las condiciones laborales.

Con el anterior sindicato lo más que se logró de aumento salarial fue un cuatro por ciento debido a que los ex dirigentes nunca defendieron los intereses de las bases trabajadoras y solamente negociaban para ellos.

ESCRIBE UN COMENTARIO