El catedrático y académico Jesús Silva-Herzog Márquez presentó ayer en el Poliforum León, ante un nutrido auditorio de empresarios y funcionarios estatales, un panorama político-electoral que vive el país y su pronóstico respecto a quién podría ser el próximo Presidente de la República en 2018.
En la primera fila del auditorio estuvieron el Secretario de Desarrollo Económico Sustentable, Guillermo Romero Pacheco; el Presidente de APIMEX, Daniel Tavares Romero; el Presidente de CICEG, Luis Gerardo González García; el Presidente de CICUR, Ernesto Vega Guillot y el Presidente de Coparmex Zona Metropolitana de León, Jorge Hernández, entre otros empresarios de la industria de la proveeduría de Guanajuato.
El ponente ofreció primero un contexto global, donde subrayó en entorno de incertidumbre que prevalece en el ámbito político internacional. Explicó desde el punto de vista académico, las razones de la ansiedad de los electores estadounidenses que dieron el triunfo al inestable Donald Trump; el triunfo de los radicales para sacar al Reino Unido de la Unión Europea; el derrumbe del sistema político francés y el resurgimiento de la extrema derecha, así como la crisis del Estado Español con el nacionalismo catalán, para ejemplificar la situación de incertidumbre política.
Los electores desafían a sus sistemas políticos, a sus gobiernos, a los expertos y analistas, al sistema financiero y económico, tal y como se demostró en esos países, y en México no está exento. Hay un claro escepticismo de lo que vaticinan los expertos o de quienes piensan que la elección del 2018 ya está definida.
El orador principal del Congreso Apimex 2017, explica que el destape de José Antonio Meade Kuribreña es apenas la definición de la candidatura de una de las fichas fundamentales que están en el tablero electoral tal y como lo hacía el PRI en la década de los setenta del siglo pasado.
Observó que ninguno de los partidos opositores al PRI pueden criticar el método de elección antidemocrático, ni siquiera el PAN que era el único que tenía apertura en este tipo de procesos; hoy los panistas no tienen autoridad moral para acusar el dedazo en el tricolor.
Para Silva-Herzog Márquez, el PRI hizo una apuesta sensata con Meade Kuribreña; es el priista que menos se parece a ese partido, fue Secretario de Estado en las administraciones de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, lo que lo convierte en un atractivo para jugar la elección presidencial. Se venderá como el candidato de la continuidad-estabilidad frente a Andrés Manuel López Obrador y como un hombre que no está ligado a la corrupción del PRI.
Aunque advierte en su análisis que el PRI coloca una ficha con una apuesta que es riesgosa porque a su candidato virtual le falta demostrar capacidad política. Convertir a Meade Kuribreña de un técnico financiero a un animal político no será fácil, y falta ver si se registra esa metamorfosis.
Criticó el Frente Ciudadano por México, porque sólo es una buena idea en el papel, en la firma de documentos han sido buenos, y en su deseo de frenar al continuidad del PRI o frenar al partido antisistema que representa Morena. Es fácil ponerse de acuerdo en las ideas y en la firma de papeles, pero es complicado elegir a un candidato cuando únicamente lo van a decidir los tres dirigentes de los partidos que lo encabezan, PAN, Movimiento Ciudadano y PRD, esto no lo van a digerir los ciudadanos.
Agrega que el Frente ha recibido tres golpes letales: el primero: la salida de Margarita Zavala del PAN y que hoy tiene el 8 por ciento de las preferencias electorales aún sin partido; el segundo: el dedazo hacia Meade Kuribreña porque se presentará como un candidato de centro en un espacio que era ocupado por los panistas, y el tercero: que acaba de dar el candidato virtual a la gubernatura de Jalisco, Enrique Alfaro, a quien no le interesan el PAN y PRD porque le restan posibilidades de quitar al PRI del gobierno.
Sobre Morena explica que está mejor posicionado su candidato Andrés Manuel López Obrador, y aunque ha hecho esfuerzos para que los electores lo perciban como un hombre de familia, que tiene cercanía con los empresarios y que no hay punto de comparación con otros populistas latinoamericanos, su peor enemigo será él mismo. Ha dado muestras de intolerancia en el pasado y de criticar con ferocidad a sus enemigos, entre ellos políticos y empresarios, porque le falta autocontención.
Hay otras complejidades para el proceso electoral del 2018 que no están resueltas y que seguramente se van a definir en los próximos días y que tienen qué ver con la designación del candidato del Frente Ciudadano por México. Por ejemplo, si va Mancera como candidato por el Frente, por quién van a votar los panistas; si va Anaya como candidato, por quién van a votar los perredistas, y cómo se va a solventar un partido que tiene presencia regional como Movimiento Ciudadano en estados donde el PAN tiene una presencia mayoritaria por ser gobierno.
Los electores podrían dar la sorpresa en el 2018 y nada garantiza el triunfo anticipado como pudiera parecer en este ajedrez de la política mexicana. El derrumbe de los referentes básicos del sistema político en el mundo está a la vista, y esa ola podría alcanzar a México, advierte finalmente.
CAMBIOS
Ayer surgió una nueva controversia entre los regidores del PRI y el PAN en el Ayuntamiento respecto a la iniciativa de modificaciones al Código Reglamentario de Desarrollo Urbano, debido a que por un lado se denunció que hay un madruguete para sacar algunos cambios importantes en las normas municipales, y por otro lado existe la versión de que quienes denuncian han formado parte del análisis en comisiones.
La explicación que se ofreció por parte del gobierno municipal es que existen una serie de problemas en gestión urbana que han detectado la Dirección de Desarrollo Urbano y el IMPLAN respecto a la atención a las necesidades que plantean los propios ciudadanos y que hacen necesario un cambio al Código Reglamentario actual en la materia.
Se explica que los funcionarios responsables de ambas áreas, ya plantearon el tema a los integrantes de la Comisión de Desarrollo Urbano, Salvador Sánchez Romero, Ana María Carpio Mendoza, Alejandro Alaniz Rosales, Beatriz Yamamoto, Sergio Contreras, Jorge Cabrera y Norma Patricia López Zúñiga. Se han tenido reuniones previas para revisar el contenido de la propuesta de un nuevo reglamento.
Entre los cambios que se pretenden hacer están los ajustes a las normas relativas a la distancia y estructuras en materia de antenas de telecomunicaciones, modificaciones para anuncios publicitarios, las distancias de las estaciones de servicio de gasolineras y diesel, a la operación de estacionamientos de centros comerciales y la prohibición de apuestas.
También se incluye lo relativo con la regulación de las construcciones que carecen de permiso y la reclasificación de usos de suelo, el establecimiento de un catálogo de giros económicos, el sistema de apertura rápida de empresas, requerimientos de cajones de estacionamientos, especificaciones de anuncios, fachadas de la zona patrimonio histórico, entre otros reglamentos.
Pero los regidores del PRI, Norma Patricia López Zúñiga y Salvador Ramírez Argote, centraron su crítica en que los cambios se basan en facilitar el establecimiento de más gasolineras en el municipio. Lo anterior, para desenterrar el tema de las autorizaciones a las estaciones de servicio que autorizó en su gestión el ex alcalde Ricardo Sheffield Padilla.
Lo que llama la atención de este tema, que apenas se hizo visible ayer en medio de la disputa de los dos partidos por el origen y sentido de la reforma al reglamento que se va a proponer al Ayuntamiento, es que ni el IMPLAN ni la Dirección de Desarrollo Urbano han abierto el proceso a consulta de los ciudadanos, y no refiere en qué estudios se basan los fundamentos para realizar el cambio.
Quizás por eso el PRI aprovecha para centrar el debate en un tema sensible para los leoneses, la operación de estaciones de servicio, y omite abrir los otros cambios que vienen en materia de desarrollo urbano. Ojalá que esta situación permita a los ciudadanos conocer a fondo las modificaciones para evitar que cuando se aprueben por el Ayuntamiento, fracase su instrumentación como otros tantos reglamentos municipales que son letra muerta.
RUTA
En el Congreso del Estado ya definieron la ruta que seguirá el análisis de las iniciativas de Ley de Ingresos y del Presupuesto General de Egresos para el ejercicio fiscal 2018, que presentó el viernes pasado la Secretaría de Finanzas, Inversión y Administración para su aprobación.
El monto de gasto público contemplado para el próximo año asciende a 81 mil 236 millones de pesos y primero serán las Comisiones Unidas de Hacienda y Fiscalización y de Gobernación y Puntos Constitucionales quienes serían las responsables de hacer una revisión inicial.
En estas Comisiones participaron Libia Dennise García Muñoz Ledo, Guadalupe Velázquez Díaz, Alejandra Torres Novoa, Beatriz Manrique Guevara, Beatriz Hernández Cruz, Arcelia González, Jorge de la Cruz Nieto, Juan Carlos Muñoz Márquez, Guillermo Aguirre Fonseca, Luis Vargas Gutiérrez, y Juan Antonio Méndez Rodríguez.
Ayer, estas comisiones aprobaron la metodología para analizar estas iniciativas y se acordó que las dudas que surjan durante la revisión de las iniciativas de ingresos y egresos sean atendidas por el subsecretario de Finanzas e Inversión del gobierno estatal, Carlos Salvador Martínez Bravo. El interlocutor no sería el Secretario de Finanzas, Juan Ignacio Martín Solís.
El legislador del PAN, Juan Carlos Muñoz Márquez, propuso que las preguntas y respuestas que se hagan a las autoridades responsables de elaborar el presupuesto de ingresos y egresos deberán ser públicas y estar disponibles para su consulta en el portal de internet del Congreso del Estado. En cambio, las propuestas que hicieron los legisladores del PRI, Guadalupe Velázquez Díaz y Jorge de la Cruz, para ampliar el plazo de análisis hasta el día 15 y no el 13 de diciembre y citar a los funcionarios para justificar el presupuesto solicitado, respectivamente.
Hasta el 8 de diciembre tiene de plazo la Dirección General de Apoyo Parlamentario del Congreso para poner a disposición de los legisladores, los proyectos de dictamen de las dos iniciativas junto con el análisis que será elaborado por la Unidad de Estudios de las Finanzas Públicas. Luego, el día 13 de diciembre se aprobarían estos proyectos para someterlos a votación el 15 de diciembre por el Pleno del Congreso.
El Congreso del Estado recibió el paquete fiscal 2018 el pasado 24 de noviembre y apenas ayer definió la metodología para su revisión. Prácticamente les quedan 11 días para su aprobación, lo que pone en evidencia que la mayoría del PAN únicamente levantará el dedo para validar las iniciativas, tal y como se las presentó el Poder Ejecutivo y sin una revisión seria.

ESCRIBE UN COMENTARIO