Uno de los daños colaterales que la pandemia provocó en la sociedad es un gran sentimiento de tristeza y depresión, sobre todo entre los jóvenes que, de un día para otro, dejaron escuela, amigos, actividades deportivas y sociales para someterse a un encierro que se eternizó más de lo que cualquiera hubiera imaginado.

En numerosas páginas, la gente ha levantado la voz pidiendo ayuda ante los índices de depresión y ataques de ansiedad que se han suscitado con el cambio en el estilo de vida y sobre ello, dentro del marco de la conmemoración este 10 de septiembre del Día Mundial de Prevención del Suicidio, Daniel Cortés Rayas, jefe del Departamento de Salud Mental de la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado, platicó para El Heraldo de León sobre las medidas que se realizan en esta instancia de gobierno con el fin de prevenir, acompañar y ayudar a los guanajuatenses en estos momentos de tanto estrés emocional.

“Nada aporta ofrecer datos alarmistas y no apegados a la realidad con respecto a los índices que en temas de suicidio se tienen en Guanajuato. Lo cierto es que trabajamos en no hacer una apología de este fenómeno para evitar lo que se conoce como el “Efecto Werther”, que se llama así por una novela que se escribió en el S. XVIII y que provocó un fenómeno de imitación entre los jóvenes de la época que siguieron el nada recomendable ejemplo del protagonista que tomó la decisión de acabar con su vida ante una decepción amorosa”, recalcó.

Destacó que los medios de comunicación ayudan mucho a prevenir pero también se puede provocar un impacto negativo si se manejan datos alarmantes o situaciones de desesperanza, por lo que se tiene una gran responsabilidad al tratar temas de este tipo.
“Dentro de las medidas correctas para comparar la situación entre un país y otro, o un estado y otro, Guanajuato nunca ha estado en el primer lugar; lo más alto que estuvimos en esa tabla fue en el 4° o 5° sitio y en el 2020, que fue la última medición que tenemos registrada, el estado ocupaba el décimo lugar.

Más allá de alarmarnos o preocuparnos por este fenómeno, que es uno muy complejo y que nada tiene que ver con el estilo de vida o las condiciones socioeconómicas del entorno que implica cuestiones como cultura, creencias, religión, el sentido de la vida y de la existencia, se busca prevenir la incidencia de casos.

Guanajuato trabaja en los tres niveles de prevención: la indicada o tratamiento que se da a los pacientes en riesgo, a través de nuestras 252 unidades de salud mental con más de mil profesionales de la salud; en la detección y atención de manera oportuna a los pacientes y en actividades de prevención selectiva, donde se identifican constantemente los signos de alarma, los síntomas de la depresión y promovemos nuestras redes de servicio para que las personas sientan la confianza de acercarse a un servicio de salud mental, donde los vamos a atender”, dijo.

Comentó que en la entidad también se aplica una estrategia universal que es el modelo “Planet Youth” que surge a partir de la prevención de adicciones y que impacta en los diferentes elementos que tienen que ver con la salud mental, con las adicciones, con los temas de violencia y desintegración del tejido social.
Recalcó que este es un proyecto a largo plazo que va a llevar muchas generaciones, en las que se debe ir cambiando la manera en la cual nos desarrollamos como padres y como madres en relación con nuestros hijos.

“Entre los programas que tenemos y para una asesoría muy cercana, las 24 horas del día, los 365 días del año, está la línea de atención que es el 800 290 00 24 y el chat de las distintas redes sociales de la página de www.medicamente.mx”.
De manera presencial, todos nuestros centros de salud están sensibilizados para atender, si es que no hubiera en ese momento personal del área de Psicología, y referirlos al espacio de salud mental más cercano y para todas las unidades del sector salud la atención a la conducta suicida es una prioridad absoluta, por lo que los lectores deben contar con que si llegan a cualquier unidad, los van a atender”, señaló.

Acerca de lo que la pandemia ha provocado en los jóvenes tras el encierro y el distanciamiento social, Daniel Cortés dijo que es un proceso transversal en que se incluyen actividades culturales, deportivas, el arte y en general todo aquello que mantenga a los jóvenes activos con espacios accesibles y gratuitos.

ESCRIBE UN COMENTARIO