Esta semana como ya se está haciendo costumbre, fue agitada y destacan las predicciones del Banco de México y los organismos internacionales, como la OCDE en voz de su Secretario, Miguel Ángel Gurría, que insiste en que el desarrollo de México, o sea el denominado PIB, difícilmente llegará al 1.4 este año, pues los indicadores de forma generalizada señalan que no hay un crecimiento y en cambio si hay un problema de desarrollo económico. Y como no le gusta al Presidente de la República que les digan sus verdades, se puso agresivo acusándolos a todos de conservadores, de prensa fifí, etc., como es su costumbre e insiste en que la tasa de crecimiento será del 4%, y ni una sola persona de los que están con él coincide con su predicción optimista.

Yo creo que el hecho de que el Presidente diga que vamos bien es algo que tiene que hacerlo casi por obligación, ¿porque qué pasaría si el también mostrará pesimismo ante las aseveraciones de todos y cada uno de los que le muestran las cifras? Creo que todo mundo como mexicanos y yo personalmente pienso que su posición es la adecuada, él tiene que decir que el barco está viento en popa, a toda vela y que de ninguna manera presagia tormenta, porque si dijera lo contrario, que él mismo no lo cree, provocaría un desastre que podría convertirse en un problema mayor de desconfianza en el gobierno.

Aquí lo grave del caso es que ha desestimado a un personaje que fue Secretario de Hacienda en tiempos de Ernesto Zedillo, me refiero a José Ángel Gurría, y lo está acusando de que no tiene autoridad moral, pues hay que recordar que José Ángel Gurría es Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. (OCDE), y lo que no sabe el Presidente López Obrador es que los economistas le pasan esa información al mismo Miguel Ángel Gurría y el no interviene, ni da una opinión a favor o en contra, simplemente es un portavoz autorizado para dar el resultado de expertos internacionales.

Otra situación bastante delicada que se reveló esta semana es el robo de suministros médicos del IMSS y la falta de insumos necesarios para dar atención a los enfermos por la carencia de medicamentos y equipo adecuado, que esto lleva el riesgo latente de graves consecuencias en la salud de cientos de miles de derechohabientes por la falta de esos medicamentos tan especializados y que se manejan de una manera controlada. Ante esto el Presidente López Obrador recriminó a quienes no están surtiendo estas medicinas y dijo que va a buscar en cualquier país mundo comprar las medicinas que se necesitan, ya que como él dice: no podemos seguir jugando vencidas con los laboratorios y distribuidores de medicinas en el país.

Cierro el capítulo de los problemas y quiero continuar con algo maravilloso, lo más precioso que tenemos: Los niños y las niñas. Todos desde el momento de la concepción empiezan a ser niños y conformen pasan meses y años van desarrollando sus mentes y sus conocimientos van aumentando. Pues bien, creo saber lo que todos estamos pensando en México y en el mundo: que los más precioso de nuestra vida son los niños, pues quien posee la suerte de tener un hijo o una hija, verlos reír, hacer travesuras, inclusive escuchar su llanto y conforme se calman con una mirada o un cariño que le dan sus familiares a estos seres que tienen toda la vida por delante, quien tiene todo esto sabe que no lo cambiaría por todo el oro del mundo.

Los niños son el presente y el futuro de nuestro país y nosotros como adultos debemos de pensar que tenemos una grave responsabilidad para amarlos en todos los momentos de su vida y no obstante que crecen tan rápido, a las madres y los padres se nos quedan gravada su inocencia y la forma de desarrollarse de acuerdo a las enseñanzas y los ejemplos que nosotros como adultos les mostramos y que ellos aceptan sin ningún problema.

Soy un ferviente convencido de que el amor a los niños propios y cercanos a nuestro corazón, es lo máximo, pues no hay amor más puro y sincero que el que tenemos a nuestros niños y ellos a su vez corresponden con muestras sinceras y honestas de cariño y nos dan la oportunidad de pensar que en esta vida no todo está echado a perder, sino que hay cosas preciosas como las sonrisas infantiles, los gestos amorosos, esas pequeñas travesuras y el poder gozarlas intensamente ahora, pues cuando crecen adquieren otros hábitos que no se comparan con los actuales.

Cuidemos de nuestros niños y démosles amor, cariño y seguridad, lo más que podamos, puesto que están siendo amenazados por los intereses del crimen organizado, pues desde temprana edad los están envenenando para que sean adictos y así los mayores criminales saquen ganancias que son a todas luces ilícitas y terriblemente monstruosas.

Mando un mensaje a todos los niños de nuestra querida Liga de Béisbol Infantil y Juvenil y Softbol León, que este 30 de abril fue celebrado el día internacional de los niños, en la humildad de nuestro esfuerzo buscamos que logremos inculcarles lo mejor de nosotros y prueba de ello es que ellos nos corresponden jugando y nosotros gozamos con ellos sus victorias y nos enternecemos cuando nos cuentan sus derrotas, que también son formativas.

Para terminar, no concibo un mundo sin la sonrisa de un niño, sin el amor limpio y puro de esos pequeños seres que son la alegría de todos nosotros.

ESCRIBE UN COMENTARIO