Por lo general, se tiene la idea de que las catrinas son unas figuras propias del día de muertos, pero marcas como Clausarte, que expone en el Pabellón Guanajuato de la Feria de León, son la prueba fehaciente de que todo el año se puede disfrutar de esta tradicional figura mexicana.

Claudia Moreno es representante de Clausarte, que se dedica al modelado en pasta flexible, catrinas de papel y cartón, pintado de bolsa, y bisutería y joyería también de pasta flexible. La empresa nació en 2012, ya consolidada como una empresa formal, pero todo comenzó como souvenirs para compañeros de sus hijos, y posteriormente la gente pidió más y más, aumentando la demanda.

La pasta flexible es un cocimiento a base de fécula, pegamento, una crema y una glicerina. Se hace en la estufa, y la pasta de papel es a base de papel reciclado.
“De allí ya no paramos hasta el día de hoy” dice Claudia Moreno. “La gente nos identifica de inmediato por las catrinas”.

Entre los productos que más llaman la atención son las catrinas, que hay de diferentes formas y medidas. Incluso, en el stand del fondo Guanajuato Claudia exhibe una de tamaño natural, que cuesta dos mil 800 y mide 1.55.

“Provengo de una familia de artesanos de Guanajuato Capital, y mis abuelos todo el año hacían catrinas, eso me llamó la atención, porque ellos me explicaron que no tenían que ser por temporada, sino por toda la vida, pues son figuras que en todo el mundo se conocen y las identifican como parte de México”.

ESCRIBE UN COMENTARIO