Un comerciante de 58 años de edad fue muerto a balazos ayer por la tarde en un domicilio de Residencial El Faro, por un grupo de armados que incluyó la participación de dos mujeres.
Esto sucedió justo a espaldas del cuartel general del Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo el C-4 de León.
Además, extrañamente y tras la segunda ejecución del día de ayer viernes, ya que la primera fue un ataque contra dos hermanos en la colonia León II al amanecer, también se observó el uso de un «Dron» del que nadie supo explicar de dónde procedía o quien lo manipulaba.
El dron se acercó a la escena del crimen, permaneciendo unos minutos para luego desaparecer.

PIDEN VASO CON AGUA
El hecho se reportó aproximadamente a las 16:35 horas en el 119 de la calle Faro de Barcelona, cuadra comprendida entre las calles de Faro de la Trinidad y la prolongación del bulevar Ferrocarriles Nacionales, en el fraccionamiento residencial antes mencionado.
La acción sería inédita, de precisarse por las autoridades que efectivamente participaron dos mujeres como parte del grupo atacante, pues hasta ahora no se han mencionado a féminas en ataques armados,
La víctima, extraoficialmente identificado como Roberto, de 58 años, y aparentemente de oficio comerciante de calzado, acababa de llegar a la casa de un familiar.
Ahí fue interceptado por dos mujeres que supuestamente le pidieron un vaso de agua cuando él se encontraba a las puertas de la casa, engañándolo, de acuerdo con personas quese identificaron como testigos y que declinaron abundar en hechos y se retiraron inmediatamente después.
Tras pedir las mujeres el vaso con agua, sorpresivamente se acercaron tres hombres también armados, ingresaron al domicilio y dispararon contra Roberto.
Trascendió que el comerciante presentaba un balazo en el lado izquierdo de la cabeza, falleciendo casi al instante en el interior de la casa.
La Policía inicialmente manejó el reporte como un intento de asalto al domicilio, pero no se informó que los pistoleros hayan tomado nada, además de que se transportaban en dos autos.
Extraoficialmente las mujeres abordaron un Volkswagen Jetta blanco y los hombres un sedán gris, en los que se retiraron luego de consumar la agresión.

ESCRIBE UN COMENTARIO