Uno de los precursores de la tauromaquia en León, Guanajuato, el coecillense Francisco Lozornio, falleció el jueves a los 97 años de edad.

Lozornio, engendró ocho hijos de los cuales Sergio, Francisco y Germán, se dedicaron al mundo de los toros, aunque el que tomó la alternativa como matador fue Germán Lozornio en el año de 2011.

Sergio Lozornio, dio a conocer la noticia del deceso de su padre y explicó que don Francisco Lozornio tenía taxis, pero también se dedicaba a entrenar a la gente que le gustaban los toros.

“Mi papá empezó a entrenar a Daniel Vilches y a mi primo José Luis Lozornio Ramírez, que también aprendió con mi papá y también fue un novillero leonés muy importante”, confesó Sergio.

Agregó que “fue así como me nació el gusto por la tauromaquia. Mi papá también hacía zapatillas de torero y zapatones para los picadores de toros. Los entrenamientos eran en la Plaza de Toros La Luz de los hermanos Rafael, Francisco y Jesús Obregón”.

Sergio fue el primero en adentrarse en la tauromaquia, en 1980 ingresó a la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros y duró 33 años como banderillero a las órdenes de figuras como: David Silveti, Eloy Cavazos, Mariano Ramos, ´El Zotoluco´, Rafael Ortega y también con algunos toreros españoles.

Su hermano Germán Lozornio ingresó en 1980 y destacó con Jorge de Jesús ´El Gleason´, Alejandro Oliver, Pepe Murillo, Curro Cruz y otros y tomó la alternativa en 2011 con Humberto Flores y Mario Coelho con toros de San Felipe Torres Mochas.

Y Francisco Lozornio, también fue banderillero, informó Sergio quien añade que “ese fue el legado que nos dejó mi papá de enseñarnos a destacar en el ambiente de los toros. Yo, si volviera a nacer, volvería a ser banderillero de toros”.

Es así como esta familia del Barrio del Coecillo, se inclinó por el mundo de los toros gracias a don Francisco Lozornio que dejó de existir el jueves 21 de abril debido a un paro respiratorio. Descanse en paz.

ESCRIBE UN COMENTARIO