Estos últimos días hemos vivido una intensa actividad política y con declaraciones que son, según se puede decir, formales en su comportamiento por parte del Presidente de Estados Unidos Donald Trump; como es su costumbre en sus mensajes en redes sociales vía Twitter, amenazó al Gobierno de México al decidir poner un arancel del 5% a partir del lunes 10 de Junio y si no se llegaba a un acuerdo se aumentaría al 10% y así hasta llegar a un posible 25% en Octubre  a todas las exportaciones en general de los productos de México a Estados Unidos.

Ante este comunicado se prendieron las alarmas en nuestro país ya que nosotros estamos exportando 1,000 millones de dólares diarios a la Unión Americana en productos agropecuarios, automotrices y muchísimos más, que algunos se verían mayormente afectados, pero todos con perjuicios importantes.

El Gobierno de México y la Iniciativa Privada, calificaron la eventual imposición de este arancel a todas luces como agresivo e injusto.

El motivo con que justificó esta medida el Presidente Trump es que México no estaba haciendo lo suficiente para detener la ola de inmigrantes que atraviesan nuestro país, de diferentes nacionalidades, pero especialmente centroamericanos ,que intentan lograr su permanencia en los Estados Unidos, para trabajar y lograr condiciones más adecuadas que las que tenían en sus países de origen y tampoco se estaba haciendo un trabajo adecuado para controlar el crimen organizado, que está enviando de manera ilegal una cantidad creciente de drogas.

En primer lugar el Presidente Obrador propuso una estrategia la cual fue criticada por algunos sectores, pero consiste en evitar la confrontación, tomar medidas inmediatas para contener el flujo de inmigrantes y para esto reforzaría la seguridad en los puntos de acceso del sureste mexicano, también nombro una comitiva para negociar la imposición de este arancel, encabezado por el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, el cual se hizo acompañar por la Secretaría de Economía y Secretario de Agricultura; las pláticas para lograr este acuerdo comenzaron este pasado miércoles en los Estados Unidos con el Vicepresidente Mike Pence y el Secretario de Estado Pompeo, en la misma Casa Blanca.

Ciertamente las negociaciones se tornaron al principio bastante difíciles y continuaron las pláticas con diferentes actores y personajes del gobierno estadounidense. Cuando se pensaba que había sido un fracaso, a los negociadores, especialmente para Marcelo Ebrard, el viernes en la noche nos dan la sorpresa de que todo estaba arreglado y el Presidente Trump mandó vía Twitter la confirmación de que había llegado a un acuerdo entre las autoridades de Estados Unidos y las de México y se firmaría un comunicado para no  aplicar el arancel de 5%.

Esto provocó una sensación de alivio para todos los mexicanos de todos los sectores, inclusive una reunión en la que todavía no se conocían los resultados de las negociaciones, que se tuvo en los Cabos con los presidentes municipales de las ciudades México, Canadá y Estados Unidos. Los asistentes a esta reunión mostraron su respaldo al gobierno de México y su política de rechazo a la confrontación y lograr una unidad entre ambos países, incluso se indicó que debían de hacerse gran cantidad de inversiones en el sureste para solucionar el problema de pobreza de México y Centro América.

También en un emotivo discurso el alcalde de Los Ángeles relató su origen mexicano y respaldo las acciones emprendidas por el gobierno mexicano indicando que lo mejor era conservar la amistad y las buenas relaciones entre ambos países para evitar enfrentamientos y acciones tan desagradables  como las que estamos viviendo y el Presidente López Obrador invitó a todos en una reunión en Tijuana donde estuvieron gobernadores de todos partidos, presidentes de la cúpula empresarial y representantes de la iniciativa privada y por supuesto podemos decir que fue un éxito la reunión en esta ciudad fronteriza.

Sin embargo, la gran noticia fue la derogación del arancel del 5%; pero para esto en México se deben cumplir varios compromisos, que fueron condicionantes de parte de Estados Unidos para detener este arancel y que México aceptó, entre los cuales debemos responder con una mayores acciones para detener el flujo migratorio dentro del marco de los derechos humanos; resulta impresionante saber que ya llevamos más de 400,000 personas este año que han ingresado a nuestro país legal e ilegalmente para alcanzar llegar a Estados Unidos, de los cuales cerca de  150,000 lograron cruzar la frontera y están detenidos por las autoridades americanas. Ahora en este acuerdo los deportaran o México tendrá que aceptar que Estados Unidos le envíe los migrantes que no puedan entrar legalmente a su territorio y así México tomará la decisión de deportar o bien la medida que crea conveniente, indudablemente que esto tiene un alto costo económico y de logística para nuestro país, por la manutención y atenciones adecuadas.

La buena noticia es que el arancel se suspendió, pero no podemos echar las campanas al vuelo, porque todavía tenemos muchos pendientes como son las calificadoras de crédito que han descalificado a PEMEX y la CFE, también algunos bancos mexicanos.

El gobierno de México deberá actuar con mayor energía y no tener tantas visas humanitarias, el país no está para dar muchos empleos y su principal objetivo es darle empleo a los mexicanos en primera instancia. También se debe detener en forma importante la migración ilegal y para eso se van a enviar 6,000 elementos de la Guardia Nacional a la frontera Sur para contribuir a manejar la situación de los migrantes.

Para bien de México y de todos los mexicanos, espero detengamos esos problemas tan graves, que Gobierno e Iniciativa Privada nos pongamos a trabajar en conjunto para mejorar las condiciones en que viven los mexicanos y lograr que sea un éxito el acuerdo T-MEC que sustituye al Tratado de Libre Comercio, pues es fundamental para el desarrollo de nuestro país consolidar ya este nuevo tratado, que esperemos no sea destrozado o violado en forma arbitraria por el Presidente Trump, como lo hizo esta vez, pues todavía estamos trabajando los tres países bajo el Tratado de Libre Comercio y la decisión de Trump de aplicar un arancel fue una violación fragante a este acuerdo, afortunadamente no consumada.

Atentamente
Ing. Pedro Medina Hurtado

ESCRIBE UN COMENTARIO