Alejado de su familia durante casi 10 años, Don Luis Alberto Martínez Arias decidió regresar con sus seres queridos.

Originario del municipio de Irapuato, llegó hace un par de meses a su tierra natal, cansado de las jornadas en los campos agrícolas y del trato hacía los indocumentados aprovechó la oportunidad para volver a Guanajuato.

“Se gana bien allá, el trabajo nunca se termina y entre más trabajes hay más oportunidad de ganar más dólares, yo le enviaba dinero a mi esposa para la manutención de mis hijos, para que les comprara ropa, zapatos, lo que necesitaran en la escuela”.

Él es uno de los cerca de 1.5 millones de migrantes guanajuatenses que radican en la unión americana que por diversos factores decidieron abandonar su hogar en busca de un mejor nivel y calidad de vida para sus familias.

Durante este periodo trabajó en el estado de Idaho en la siembra y recolección de papa que en el 2017 fue blanco de críticas en ese país, por declarar que la ciudad de Twin Falls era “amigable” y no santuario para inmigrantes, tras la política del gobierno de Donald Trump sobre los refugiados y las deportaciones.

Don Luis, comenta que, durante este lapso, el temor de que las autoridades migratorias lo fueran a detener durante sus traslados al campo, pues la revisión de documentación durante algún tiempo se volvió exhaustiva.

“Yo por eso ya me quería regresar, mis hijos ya están grandes, tiene la edad suficiente para poder salir adelante y yo quisiera estar más tranquilo cerca de ellos, por eso quiero poner un negocio para de ahí mantenerme y por qué no, dar trabajo a otros de mi comunidad o bien enseñarle un oficio al que así lo solicite”.

Con el afán de cumplir este proyecto, Don Luis acudió a la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional para solicitar recursos para comprar una cortadora de alfalfa a través de las Actividades Productivas Patrimoniales, que ofrece el gobierno del estado de Guanajuato para los migrantes en retorno y deportados.

Su idea de negocio fue aprobada y en los próximos días recibirá el recurso solicitado para que ya no se tenga que ir de nuevo a los Estados Unidos a buscar una vida mejor.

“Estoy feliz de estar aquí, ahora que vuelvo me doy cuenta de que hay opciones y posibilidades para salir adelante”, concluyó Don Luis Alberto Martínez Arias.

ESCRIBE UN COMENTARIO