Mamá es de las primeras palabras que aprendemos a decir, es la persona con quien compartimos uno de los vínculos más fuertes, la persona que busca la manera de vernos feliz y que en muchas ocasiones sentimos tan segura su presencia que olvidamos procurarla.

Hay todo tipo de historias, de todo tipo de mujeres. Ser mamá, esposa, tener una familia a tu cargo, y aparte trabajar no es sencillo.

Para Myrna Ledesma Arvizu quien es Directora de Investigación y Posgrados en la Universidad de León nos cuenta de cómo es equilibrar la profesión con ser mamá hoy en día.

“Lo complicado está en la distribución del tiempo, mantener una mente y una agenda que alcance para poder resolver y tener presentes todos los pendientes, los asuntos importantes, las cosas que se tienen que resolver para la familia y para uno profesionalmente en el trabajo”

Posiblemente algunos de los momentos complicados fue cuando sus hijos eran bebés esa parte fue muy agotadora, estaba evidentemente muy cansada en  la etapa de los primeros dos años de ser mamá.

“Es más fácil trabajar, llevar dinero a casa cumplir sus necesidades  a comparación de saber cuáles son las maneras más convenientes de educar a personas de bien, porque tengo dos varones es mi responsabilidad y la de mi esposo educar para que hagan lo correcto por una sociedad que sea equitativa, justa y que sean hombres trabajadores, responsables, respetuosos, eso es lo que más me preocupa. Hacer hombres de bien”

Un consejo que le daría a las mujeres es que sigan su proyecto  de vida sea cual sea el que  decidan. Proyectos favorables, positivos, de desarrollo personal y laboral.

“Yo decidí ser mamá. Tengo a mis dos hijos y soy muy feliz con mi familia estoy  muy agradecida. Pero hay mujeres que toman decisiones diferentes yo pensaría que se apeguen a un proyecto de vida cualquiera que este sea”

Lo que es fundamental para Mirna es que todas las mujeres estudien y que se preparen

“Yo estaba terminando una maestría, al mismo tiempo inicie un doctorado, en ese momento estaba con un embarazo de 7 meses y tenía a mi otro hijo a la par trabajaba. Era un embarazo de alto riesgo”

Obviamente fue difícil pero no imposible y no hubiese sido posible sin el apoyo de su esposo ya que es fundamental tener el apoyo de tu pareja, porque buenos hombres son los que ayudan también ha que salgan proyectos de vida.

“Si en ese proyecto de vida esta hacer una familia háganlo sin miedo, lo que tenga que venir viene, lo asumes, resuelves y aprendes.  A lo mejor te cansas y lo lloras unos días pero siempre sales adelante, estudien,  y fórmense personalmente”

ESCRIBE UN COMENTARIO