La intensa lluvia que cayó la noche del viernes y la madrugada del sábado provocó afectaciones en diferentes puntos de la ciudad, como: Paseo de Jerez, el bulevar López Mateos e incluso, Parques La Noria.

Parques La Noria, desgraciadamente, suele ser una colonia que se inunda de manera constante.

Durante un tiempo fue un problema habitual que padecían sus vecinos; sin embargo, para su fortuna, este conflicto cesó por un tiempo. No fue sino hasta la noche del 1 de octubre que volvió a ocurrir. Al respecto, Oliver Vázquez, habitante de Parque Uganda destacó:
“Llovió dos veces en la Noria: la primera de ocho a diez de la noche. Luego empezó a llover muchísimo más fuerte a las 12 y 1 de la mañana. Yo me dormí en la planta baja de mi casa y alrededor de la madrugada me percaté que mi colchoneta se sentía húmeda. Al despertarme, me di cuenta que mi casa estaba inundada y también la de otros vecinos. No sé por qué se inunda parques la Noria, pero ya tiene rato que no se inundaba. El que tuvo suerte no se le metió el agua y el que tuvo mala suerte se le metió toda el agua. Afortunadamente no se mojaron los electrónicos ni los papeles importantes”.

En el Bulevar López Mateos, las inundaciones y encharcamientos son habituales. Sobre todo en Bodega Aurrera, donde fue necesaria la intervención de Protección Civil, quien se valió de una bomba para extraer toda el agua que quedó estancada en el estacionamiento.

Otra zona de la ciudad que se inunda de forma habitual es el Arroyo Las Liebres, cerca de la zona de Paseo de Jerez. Durante la noche, los vecinos compartieron fotografías de los daños y, a la mañana siguiente, la calle cercana al arroyo estaba repleta de lodo, piedras y ramas secas.
Actualmente, se viven las últimas lluvias de lo que va del año.

ESCRIBE UN COMENTARIO