No es trivial, tendrá vigencia un reglamento sin precedentes.
Los ciudadanos estarán obligados a cuidar, proteger y atender a sus mascotas para evitar infringir la normativa municipal que podría representar sanciones hasta por mil pesos.
Aquellos ciudadanos que “paseen” sin correa a su perro, o que no lleve una bolsa de plástico para los desechos, serán multados.
La normativa fue avalada en las sesión de Comisiones Unidas de Gobierno y Desarrollo Social del Ayuntamiento al votar a favor de un reglamento de Protección Animal que contempla un trato “más humanitario” para las mascotas..
Se obliga a quien comercialice perros y/o gatos a contar con un lugar establecido de venta, así como la cartilla de salud, con el objeto de mantener un registro y seguimiento de la actividad.
Otro rubro impulsa a privilegiar la adopción de perros y gatos con el objeto de ofrecer alternativas de “una casa” a muchos animales que se encuentran sin resguardo por abandono, por venta, o por diversas circunstancias.
Se evitarán la estancia de animales en las azoteas o casas deshabitadas, así como en espacios de traspatios o balcones, en donde no hay posibilidad de desarrollo físico y emocional para las mascotas.
Se trata de una interesante normativa que llega justo en el momento cuando los canes y mínimos han alcanzado un alto nivel de protección, en gran parte impulsada en las redes sociales.
Habrá que esperar la socialización de esta iniciativa, puesto que en una ciudad con más de 1.5 millones de habitantes, todavía es común el maltrato e indiferencia hacia las mascotas.
¿Está usted de acuerdo en ser multado por omisión del reglamento?

ESCRIBE UN COMENTARIO