Una de las series policiales más exitosas de los últimos años es “The Blacklist” (“La lista negra”). En ella, un criminal internacional con inteligencia privilegiada, llamado Raymond Reddington, hace un trato con el FBI: les entregará a los hampones más peligrosos del mundo a cambio de que se le absuelvan todos sus delitos, pues tiene en su poder una lista negra donde está el nombre y ubicación de todos ellos.

Aunque parezca una obra de ficción, la historia de este hombre está basada en alguien real. Se trata de James “Whitey” Bulger y su estrambótica vida que parece ficción. La imposibilidad del FBI para capturarlo y el cinismo con el que escapaba fue producto de muchas películas como “Black Mass” con Johnny Depp y “The Departed” con Leonardo Di Caprio.

DESDE PEQUEÑO

Joseph Bulger nació en Virginia en 1929 y debido a su tono de piel y cabello claro, recibió el apodo de “Whitey” (“blanquito”) Al igual que Reddington, a quien se le apoda “red” (“rojo”) las ciudades de Virginia y Boston serían escenario de sus fechorías. Desde los 14 años se inició en el bajo mundo haciendo robos pequeños, y a los 22 ya había cometido  asesinatos, falsificaciones, fraudes, lavado de dinero, robos. Quiso entrar al ejército, pero no tenía la disciplina suficiente, de modo que continuó asaltando bancos, por lo que lo arrestaron 9 años. En la cárcel, usó sus habilidades sociales para tener contactos y hacer crecer su imperio criminal.

Al salir de prisión se estableció en Boston y fundó la organización delictiva “Winter Hill”, acabando con el más mínimo rival. Es en 1971 cuando el agente John Connolly, del FBI, lo busca para atrapar a la Cosa Nostra, famosos mafiosos italianos.

El acuerdo era sencillo: si Bulger les pasaba información de todos los delincuentes de su agenda, la policía se haría de la vista gorda respecto a sus actividades ilegales. Poco a poco, durante décadas el acuerdo entre el FBI y el criminal funcionó… pero era imposible tapar tanta ilegalidad, y en 1994 procedieron a su captura.

Whitey se enteró y pudo fugarse, dejando en ridículo a las autoridades. Al igual que Reddington, usó su inmunidad para consolidarse como uno de los criminales más peligrosos del mundo, llegando a formar parte de los más buscados del FBI, junto al Chapo Guzmán y Osama Bin Laden. Hizo de todo, desde asaltos hasta contrabando de armas.

En el libro “Black Mass” de Dick Lehr y Gerard O’Neil, se profundiza en la compleja personalidad de este hombre: era violento e insensible con los humanos, pero amaba a los animales. Le encantaba recorrer museos, aprender de historia mundial y visitar cuanto museo en el mundo le permitieran sus ganancias ilícitas.

Whitey era un hombre con muchísimos contactos y aliados, pero no tenía un solo amigo ni amor. Esa sería su perdición, pues en 2011 su pareja sentimental, Cahterine Greig, lo delataría. Así fue como después de 40 años de estirar y aflojar el FBI detuvo al prolífico mafioso.

FINAL

Pero Bulger no podía quedar impune por siempre. Un 3 de este mes de septiembre, pero de 2018 cumplía condena en una cárcel de Virginia y fue asesinado a puñaladas en su celda. Tenía 89 años.

¿Quién lo mató? Imposible saberlo, pues a lo largo de su vida se hizo de tantos enemigos que la investigación habría sido exhaustiva. Así terminó la vida de esta persona que más bien, pareciera un personaje.

ESCRIBE UN COMENTARIO