El Festival Internacional de Arte Contemporáneo dio inicio el martes por la noche en la Plaza de Gallos con el concierto del británico Patrick Wolf, una experiencia sonora y visual de la que disfrutaron cientos de personas.

La edición 22 del FIAC tiene como hilo conductor el tema “El valor de los opuestos” e inició con una buena muestra de música contemporáneo a cargo de un cantautor, multinstrumentista que emocionado entregó su talento al público presente.

Antes de la actuación musical de Wolf, los respectivos mensajes de Héctor López Santillana, alcalde de León y Carlos María Flores Riveira, director del Instituto Cultural de León, resaltaron la importancia de la cultura en el desarrollo de la sociedad, y de igual forma mostrar lo que se produce en la actualidad en cuanto al arte se refiere.

Patrick Wolf se hace presente

Sus múltiples instrumentos al centro del redondel de la Plaza de Gallos anunciaban el arribo de algo especial, un joven alto de gran carisma, salió para tomar entre sus manos un violín y entonar lo que sería su concierto.

Su presencia ante los ojos de la gente es interesante, ya que desenvuelve ante el público con mucha naturalidad, su talento con cada instrumento que toca es impresionante, y ni hablar de su voz, ya que por momentos recuerda a Morrisey.

El íntimo concierto permitió que la interacción con sus más fieles seguidores fuera algo especial.

Entre la oscuridad y colores de la iluminación el ambiente se hacía más enigmático, entre canción y canción, Wolf no dejaba de mencionar lo especial que era el concierto y lo emocionado que estaba.

Su mezcla de ritmos electrónicos, rock indie, pop, y un toque ecléctico conectaron con el público que aplaudió en cada que canción que hacia mover el cuerpo.

Fue una noche de apertura mágica para la edición 22 del FIAC, un concierto intimo con el que seguramente varios se volvieron seguidores de Patrick Wolf.

ESCRIBE UN COMENTARIO