Se despide de los escenarios, toda una trayectoria de éxitos, un talento como pocos, sin duda alguna un poeta que deja un gran legado en la historia musical de nuestro país.

José María Napoleón, deleitó con su extenso repertorio musical “Ella se llamaba Martha”, “Corazón, Corazón”, “Amor de habitación”, “Tengo celos”, “Lo que no fue, no será”, “Mientras llueve”, “¿Y para qué?”, “Hombre” y “Eres”, por mencionar varios temas que han sido éxito en su voz y en otros cantantes de la nueva ola y de la vieja guardia.

Por cerca de dos horas, los más de dos mil asistentes que se reunieron en el Domo de la Feria, disfrutaron de sus interpretaciones, sus anécdotas, acumuladas a lo largo de su más de medio siglo de carrera artística como cantautor y también en sus momentos como torero.

Su sencillez, calidez y nobleza, que solo los grandes lo poseen, fue lo que demostró Napoleón en el escenario, que también compartió con su hijo, José María, quien le abrió el recital y quien está dispuesto a ocupar un lugar en este cada vez más competido medio musical.

Con su orquesta y coros, y con el mariachi Imperial Azteca de Aguascalientes, ciudad de donde es originario, interpretó varios temas, entre ellas, “Caminos de Guanajuato”, como agradecimiento a sus seguidores leoneses.

Fueron varias las emociones que se vivieron, algunas lágrimas derramadas y otras que no pudieron fluir, pero sin duda, fue una noche de nostalgia y sentimientos, que enmarcaron una velada especial, única y para el recuerdo, tanto para su público como para él, que continúa su gira de despedida por varias ciudades más del país y que es sin duda, un Hasta Siempre (como da título a su tour), porque quizá no lo veremos, por un tiempo en los escenarios, pero sin duda, seguirá deleitándonos con sus composiciones que darán vida otras voces, otros cantantes, como un homenaje a su impecable trayectoria musical.

El público leonés despidió a Napoleón con una ovación de pie, mientras coreaban “Napoleón, Napoleón”, quien se conmovió hasta las lágrimas.

ESCRIBE UN COMENTARIO