La muerte de la joven Ana Daniela, de 24 años de edad, fue la gota que derramó el vaso. Ayer, cientos de mujeres -jóvenes principalmente- tomaron la calle en León en repudio a la violencia que padecen muchas, y en demanda del esclarecimiento total del caso de la universitaria Ana.

Estudiantes universitarias, la mayoría. Vestidas de negro, casi todas.
Encapuchadas o embozadas, sí, algunas.

Hartas e indignadas…todas.

Ellas y algunos ellos, masculinos muy pocos a decir verdad. Se organizaron a través de la red y luego ayer lunes por la tarde se reunieron en el Arco de la Calzada desde las 5 de la tarde para marchar, media hora más tarde por toda la calle Madero hasta el corazón de un León que las vio pasar, como nunca: mostrando el músculo de un feminismo que ya llegó y no piensa marcharse.

Al frente dos grandes mantas sintetizaron su sentir: “No quitaron el miedo”, “Justicia para Daniela y todas las demás».

Y luego marcharon, coreando consignas como aquella de «No fue suicidio, fue feminicidio» en referencia al caso de la joven que falleció estando a poco de titularse por la Facultad de Química de la Universidad de Guanajuato donde cursaba la licenciatura en Biología Experimental, una prometedora luz que se apagó de pronto a sus 24 años.

Durante la marcha, las feministas que ya alzaron su voz, también evidenciaron el hartazgo por las reiteradas violaciones a sus derechos más elementales, porque ellas ya no se sienten seguras en casi ningún lado, contra el ambiente de inseguridad en que deben desenvolverse diariamente y por la desigualdad que siguen afrontando en comparación con los hombres.

“¡La Policía no me cuida, me cuidan mis amigas!”, exclamaban, a la vez de sentenciar que el feminismo triunfará en toda América Latina, “¡que se acabe el patriarcado!», reclamaron.

Así marcharon y así corearon toda la ruta que tomaron desde el Arco de la Calzada por la calle Madero hasta la Plaza Principal, plantándose frente a Palacio Municipal, una marcha ordenada y pacífica.

También leyeron un comunicado evidenciando lo que llamaron la incapacidad del Estado (hablando en términos generales) para brindarles seguridad a las mujeres y resolver, como exigieron que muertes como la de la joven Ana Daniela se esclarezcan hasta sus últimas consecuencias. La marcha, plantón y pacífica manifestación de sus ideas, terminó minutos antes de las 7 de la noche.

[responsivevoice_button voice=»Spanish Latin American Female» buttontext=»Escucha Esta Nota»]