El cantante y compositor Gustavo Rosacruz, nacido en la Ciudad de México, lanza su nuevo material discográfico titulado “Mano Invisible”. El también vocalista de la banda mexicana “Cumbres”, explora una nueva faceta en su carrera como solista de la mano del musico y productor inglés Dave Formula, para entregar un álbum con un tono crítico hacia los esquemas político-sociales, pero al mismo tiempo una apreciación de la realidad histórica y universal.

A través de su música, Gustavo busca plantear otras posibilidades a lo que vivimos cotidianamente y explorar el inconsciente, para así manifestarlo en su música. Pues su álbum pasado “Icaros” ilustra muy bien este concepto, uno que de hecho es bastante similar a su más reciente álbum “Mano Invisible” donde la aleatoriedad juega un papel muy importante. Sin embargo, mientras “Icaros” es mucho más una mirada introspectiva hacia el inconsciente personal, “Mano Libre” es una lectura hacia todo un inconsciente colectivo, “…es un álbum más exterior… yo me vuelvo un observador de la realidad”.

“Mano Libre” fue un álbum realizado en compañía del músico y productor inglés Dave Formula integrante de bandas como “Visage” o “Magazine”. “Sigue siendo un sueño, porque es alguien a quien admiro mucho” comenta Gustavo acerca de su experiencia trabajando con él. Describe el proceso como algo que fluyó de manera natural y eventualmente terminó formando una amistad. Por supuesto que, para Dave, hacer música en otro idioma representó un reto, pero al final del día encontraron la forma de aprovechar las barreras del lenguaje para crear nuevas letras.

Gustavo espera que sus oyentes se lleven de este álbum, un mensaje de balance y equilibrio. Sobre todo, en momentos de incertidumbre como son los de ahora, donde se nos desafía a ser observadores. “Yo me vuelvo observador de los esquemas que acontecen en nuestra vida diaria que se pueden volver en preocupaciones” menciona.

Gustavo, también vocalista del grupo mexicano “Cumbres” agrega que, dentro de las diferencias entre hacer música con la banda, a hacerlo como solista, es que como solista no hay un límite. Mientras que en Cumbres los limites les permiten muchas veces tener piezas más acabadas y concretas. Al no tener límites, Gustavo Rosacruz se permite explorarse a él mismo como cantante y compositor tanto como sea posible, cosa que, disfruta totalmente de ambas facetas como artista.

Siendo un artista múltiple, Gustavo disfruta del incorporar otros elementos artísticos a su música, como lo es la pintura. “La música juega con el tiempo, y en la pintura el espacio y el movimiento. Combinar un poco el tiempo en la pintura y el espacio en la música” menciona, afirmando así que le gusta crear con su música una experiencia de entorno para el oyente. Además, agrega que otra de las ventajas de involucrarse con otras artes es que se le pierde miedo al error, así como en la música los errores incluso le dan estilo.

Gustavo Rosacruz busca aún mucho que dar como artista. Pues con la banda Cumbres tienen un álbum ya en puerta. Mientras que, como solista, busca realizar un álbum experimental con la meditación, esta vez sin letras. “Es una etapa de mucho silencio, estamos en un momento social de silencio… quiero hacer un álbum mucho más meditativo mucho más atmosférico y sin palabras”.

ESCRIBE UN COMENTARIO