La Iglesia católica mexicana y el Vaticano están de luto por la muerte en Roma del Cardenal Javier Lozano Barragán a los 89 años de edad, quien se desempeñó como Presidente del Pontificio Consejo para los operadores sanitarios, nombrado en 1996 por el entonces Papa Juan Pablo II.

De acuerdo con el Vatican News, fue creado y publicado Cardenal por San Juan Pablo II en el consistorio del 21 de octubre de 2003, del título de Santa Dorotea (hasta el 12 de junio de 2014, de la diaconía de San Miguel Arcángel).

Participó en el Cónclave de abril de 2005 que eligió al Papa Benedicto XVI. Así como presidente emérito del Consejo Pontificio para los Agentes Sanitarios, para la Pastoral de Salud, 18 de abril de 2009.

Nació el 26 de enero de 1933 en Toluca, México, hizo su primera comunión en la Basílica de la Virgen de Guadalupe.

Efectúo y recibió su formación sacerdotal básica en el seminario diocesano de Zamora Michoacán. Fue ordenado sacerdote el 30 de octubre de 1955; entre 1954 y 1958 obtuvo la licenciatura y el doctorado en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Fue elegido titular de la Iglesia de Tunisia de Numidia y nombrado auxiliar de México el 5 de junio de 1979, ordenado obispo el 15 de agosto de 1979; de 1979 a 1984 ejerció su episcopado en la Arquidiócesis de México, en la tercera vicaria episcopal.

De 1985 a 1997 fue obispo de la Diócesis de Zacatecas, tras ser nombra el 28 de octubre de 1984. En 1997 fue nombrado Consejero de la Comisión Pontificia para América Latina en el CELAM.

ESCRIBE UN COMENTARIO