Finalmente llegó el día: los “Reyes Magos” arriban a León, y como es de esperarse, los locales de juguetes están a todo lo que dan, ofreciendo sus productos para todos los gustos y bolsillos.

Los juguetes varían: hay drones de 500 pesos, consolas que emulan el Nintendo de 8 bits a 500 pesos, camioncitos de madera a 80 pesos, figuras de Batman y su galería de enemigos a 200 pesos, el personaje de Grogu (mejor conocido como el Baby Yoda) a 289 pesos, entre otros artículos, muchos de ellos a lo largo de la calle Josefa Ortiz de Domínguez, cerca de la Miguel Alemán.

Para los comerciantes, las ventas son pocas, e incluso, “tranquilas”, pero es mucho mejor si se compara con la adversa situación del 2020, las cosas han mejorado muchísimo. Así es como lo expresa María de Los Ángeles Gutiérrez, vendedora en la Zona Centro:

“Llevo 39 años vendiendo juguetes en estas fechas. He ofrecido de todo: que las muñequitas, que los triciclos, que los cazafantasmas, que los Nintendos y los Max Steel… de todo. Muchos de mis clientes empezaron siendo morritos y ahora ya son papás. Con eso le digo todo. Ni siquiera con las crisis económicas nos había ido tan mal como con lo del coronavirus. Esto se empieza a recuperar, pero muy de a poquito a poquito”.

En el otro lado de la moneda está Pedro Ramírez, padre de familia de 28 años, que este año espera comprar regalos a su único hijo: “Tuve que ahorrar y dejar a un lado los viajes y las comidas con los amigos. Lo que quiero es que se siga manteniendo la ilusión de Día de Reyes. Eso es algo que nadie merece no tener. Es puro gasto, pero vale la pena”.

ESCRIBE UN COMENTARIO