Las mujeres actualmente se enfrentan a salarios menores a 5 mil pesos mensuales, la manutención de sus hijos, y la ausencia de prestaciones sociales.

Esta semana se festejó el 10 de Mayo a las mujeres que han decidido tener hijos, sin embargo, en la realidad, la situación económica para una mujer sin estudios y siendo madre soltera, es muy cruda.

Según cifras del INEGI, en el estado de Guanajuato el 30 por ciento de las mujeres que son madres y trabajan, ganan menos de los 5 mil pesos mensuales, dinero que es insuficiente para sacar adelante una familia.

En Guanajuato el número de mujeres que trabaja en la formalidad apenas alcanza el 20%, por lo que el resto de ellas tienen que pensar en alguna alternativa para tener una jubilación en edad avanzada.

Isela Ramírez, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas reconoció que con la pandemia la vida laboral para las mujeres en Guanajuato se complicó más, pues las empresas no están creando suficientes empleos formales para los hombres, mucho menos para las mujeres.

“El problema que se estaba generando es que las mujeres tienen un salario menor al de los hombres y a futuro van a tener un fondo de ahorro para el retiro menor, pero yo aconsejo que independientemente de la equidad de género, las mujeres tenemos que alzar la voz y buscar mejores empleos sin que se necesite una ley, necesitan subir escalones y trabajar de manera conjunta con los hombres”.
“Sin embargo, hay que reconocer que si en el mismo puesto el hombre gana 10 mil y la mujer 7 mil, en el momento de jubilación ella va a tener un retiro menor, y se va a enfrentar a un problema en el que la jubilación tendrá discriminación por ser una cantidad menor”, dijo la financiera.

Enfatizó que a nivel nacional las mujeres que trabajan representan el 37%, y en puestos de liderazgos es mínimo el porcentaje, “y en discrepancia de salarios son el 40 por ciento, es decir, los hombres ganan más en el mismo puesto”.
Añadió que faltan más mujeres con liderazgo o que les den la oportunidad en puestos directivos, “cuando hablamos de oportunidades y que las ganen, existen muchas diferencias con los hombres”, enfatizó.

En un país donde el 60% de los empleos son informales, hablando de salarios en la formalidad, Isela Ramírez señaló que en Guanajuato “sólo el 20% de las mujeres tienen un empleo formal con prestaciones y podrán aspirar a una jubilación, sin embargo, con la pandemia las mujeres que se quedaron sin empleo, fueron las que pusieron un puesto de venta de algo en la informalidad para sobrevivir, y los hombres trataron de regresar a sus trabajos”.
Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México es el segundo país del organismo con la brecha de género más amplia en materia de pensiones.
La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) señaló que la pensión de las mujeres es un 43% menor en comparación con los hombres, mientras que la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, informó que la cantidad de mujeres que tienen una cuenta de ahorro para el retiro es del 31%, comparado con el 49% de los hombres.

La presidente de IMEF Guanajuato, Isela Ramírez, también reconoció que muchas mujeres se ven en la necesidad abandonar o pausar su carrera laboral para dedicarse a tener hijos, quedando en vulnerabilidad ante la vejez y la pobreza, situación que se agravó con la pandemia y que prevalece.

En todos los sistemas económicos los trabajos informales no se encuentran incorporados al régimen de pensiones, y en Guanajuato las mujeres en la informalidad no acumulan las semanas mínimas de cotización ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para su jubilación y pensión.

Isela Ramírez señala que existen varias vías en Guanajuato para las mujeres para tener una pensión, además de trabajar en un empleo con prestaciones, las mujeres tienen que ser más competitivas, estudiar y “buscar oportunidades, porque muchas veces las mujeres creen que por la parte de equidad de género les toca, pero no es tanto eso, las empresas ven las capacidades de cada una y se tienen que ganar el puesto”.

Otra opción es emprender nuevos negocios, pero mientras más preparación académica se tiene, más oportunidades de negocios tienen, lo mismo que ser profesionistas y ser consultoras.
“Aparte del empleo formal deben optar por emprender, pero tiene que capacitarse previamente, para llegar a puestos importantes se requiere estudiar y adquirir habilidades diferentes, necesitamos luchar por puestos o emprender empresas para tener un retiro digno”.
Concluyó que ahora los emprendedores cuentan con varios seguros para su retiro que también son buenas opciones, “para los emprendedores cuando quieren retirarse existen seguros que se compran, dan algo estable, permiten tener una tranquilidad en el futuro”, puntualizó.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO), se estima que las mujeres vivan 77.8 años aproximadamente, mientras que los hombres 72.1 años, esto significa que una mujer vive en promedio, 5.7 años más que un hombre. Esto se vuelve un factor importante, ya que las mujeres tendrán que ahorrar más para cubrir sus necesidades por más años.

ESCRIBE UN COMENTARIO