Es un hecho indiscutible que la falta de agua es un problema constante en México y en todo el mundo. Citar la actual situación de Monterrey es uno de tantos casos. Sin embargo, en varias zonas de la periferia leonesa este problema es usual.

En colonias como la Presidentes Mexicanos (mejor conocida como La Jacinto López) y distintas comunidades, la falta de agua en determinadas horas es común. Pese a que las lluvias ya comenzaron (la noche del sábado 25 de junio, por ejemplo, cayeron constantes precipitaciones) no es suficiente para toda la ciudad.

En Medina y todo el polígono, también es habitual que el agua “se vaya” y “vuelva” de manera constante. En la colonia San Francisco, ubicada cerca de Villas de San Juan, el agua falta de forma constante, y en otras calles no hay, por lo que las madres de familia tienen que esperar a las pipas de agua para que les llenen los barriles y aljibes.

Muchas de estas colonias tienen décadas con el mismo problema.

En las casas y calles más alejadas de la comunidad de Alfaro, el agua escasea de manera constante, por lo que muchos de sus habitantes se valen de pozos, pipas o aljibes para no carecer de forma constante del vital líquido.

Estela N, quien el domingo por la mañana aprovechó la lluvia de la noche anterior para lavar la ropa en el río, señala que la problemática del agua es algo normal para muchos habitantes de esa y otras zonas de la ciudad.

“Este problema lo tenemos desde hace años” dice la ama de casa, quien vive cerca de la Presa de Alfaro. “Apenas está cayendo la lluvia, y nosotras tenemos que aprovechar”.

En la zona de Alfaro hay pozos, que muchos de sus habitantes usan para conseguir agua, valiéndose de cubetas. Como ellos mismos han señalado, se trata de un problema que, aunque ha sido tema de conversación actualmente, no es nuevo.

ESCRIBE UN COMENTARIO