Cuando se tiene una pasión, no hay nada que impida desarrollarla y fomentarla: ni siquiera una amputación o la falta de dinero. El mejor ejemplo de ello es Roy Martínez García, quien además de jugar en una selección de soccer para amputados, hace “dominadas” con una pierna en el bulevar López Mateos, frente al Poliforum.

Roy no tiene una pierna, pues se la tuvieron que amputar desde que era bebé. Sin embargo, se desplaza con su muleta cuando hay un alto y comienza a patear su balón. Los conductores le entregan dinero sin hacerle gestos negativos, aprobando al joven futbolista que viste con una playera del Manchester.

Roy es jornalero de ocho horas al día, pero su gran pasión, desde pequeño, ha sido el futbol. Por eso se dedica a jugarlo y cuando tiene ratos libres, a hacer “dominadas” con su balón en los cruceros de la ciudad. Es originario de La Piedad, Michoacán, pero también viaja constantemente a León y a la Ciudad de México. Actualmente tiene 28 años.

Además, es miembro de la Liga Mexicana de Futbol de Amputados, juega en la Ciudad de México, con el Club deportivo “Guerreros Aztecas”. Cuando tenía pocos meses de nacido le detectaron un tumor, y tuvieron que amputarle la pierna.

“Pero sigo adelante. Hay quienes se quejan de cualquier cosita, pero la vida se trata de adaptarse a todas las circunstancias”, explica. “Lo que puedo decir es que no hay que darse por vencido y no ahogarse en un vaso de agua”.

“Así saco otro dinerito extra. Me nació gracias a unos amigos de la ciudad de México, quienes no tienen trabajo fijo y comenzaron a hacer esto. A mi me agradó la idea, porque lo que salga aparte ya es bastante bueno”, dice, mientras no deja de patear.

“Es difícil patear y jugar con una pierna, se trata de tener equilibrio más que nada. Hay que hacer un esfuerzo extra para no caerse, pero todo se puede y así se domina el balón”, explica Roy.

“Soy chivista. El futbol es parte esencial de mi vida”, concluye.

ESCRIBE UN COMENTARIO