Luego de casi dos meses del paro de actividades ocurrido en la Universidad de Guanajuato (UG), los acuerdos establecidos entre la comunidad estudiantil, autoridades estatales, municipales y universitarias no han logrado los resultados esperados y los estudiantes siguen enfrentando problemas de inseguridad y violencia.

Así lo dieron a conocer integrantes de la organización estudiantil, mediante las redes sociales, donde se pronunciaron luego de la asamblea que tuvieron el pasado martes por la tarde, donde denunciaron esta situación y dejaron en claro que, en caso de no haber avances, el paro de labores está latente.

Para los estudiantes de la UG, especialmente quienes acuden a planteles situados en callejones, barrios y colonias de la zona centro, la situación no ha cambiado y siguen enfrentando los mismos problemas de inseguridad y violencia.

Los acuerdos entre autoridades estatales, municipales y universitarias que se firmaron el pasado mes de diciembre y que pusieron fin al paro de labores que se extendió por seis días no han repercutido a favor de los alumnos.

Estudiantes que residen en callejones como Mexiamora, Calzada de Guadalupe, Alameda, colonias como la estación, Noria Alta, Astaug, Marfil, Valenciana, entre otras aseguraron que no hay presencia de autoridades en esos lugares.

“Cerca de la casa donde vivó en Noria Alta se juntan unos muchachos en las noches y la verdad si me da miedo llegar y verlos, pero tampoco hay policías o patrullas”, dijo una estudiante que sólo se identificó como Ximena.

Fue precisamente en esta colonia, que el pasado 30 de noviembre de 2019 se presentó el homicidio de la estudiante, Ana Daniela Vega González, quien fue privada de la existencia por su novio, en el interior de su domicilio, lo que desató el paro estudiantil.

También te puede interesar:  INICIA LA CUARESMA CON LA TOMA DE CENIZA

ESCRIBE UN COMENTARIO