El balance de muertos a causa del terremoto de magnitud 6,1 en la escala abierta de Richter registrado en la noche de este martes en la provincia afgana de Jost (este), cerca de la frontera con Pakistán, ha ascendido a más de un millar, según han confirmado este miércoles las autoridades afganas.

El Departamento de Información y Cultura de la provincia de Paktika, la más afectada por el seísmo, ha indicado que más de mil personas han muerto y más de 1.500 han resultado heridas en los distrito de Gatan y Barmal, antes de agregar que el balance de fallecidos podría aumentar en las próximas horas, según las informaciones recogidas por la agencia estatal afgana de noticias, Bakhtar News Agency.

Esta cifra no incluye por tanto a los muertos en otras zonas de la provincia de Paktika y de la adyacente Jost, donde se ha situado el epicentro del seísmo, por lo que el balance conjunto podría ser muy superior, a la espera de que las autoridades den una cifra unificada.

Horas antes, el viceministro para Gestión de Desastres de Afganistán, Sharafudín Muslim, había indicado en rueda de prensa que 920 personas habían muerto y 610 habían resultado heridas a consecuencia del seísmo y ha anunciado el pago de compensaciones para los familiares de las víctimas.

Minutos antes de las declaraciones de Muslim, el líder supremo de los talibán, el mulá Hebatulá Ajundzada, había cifrado en cerca de 300 los muertos, en un mensaje en el que además trasladó sus condolencias a las víctimas del seísmo, que ha afectado también a la provincia de Jost, donde tuvo su epicentro.

«Es posible que el número de muertos aumente aún más», ha dicho Ajundzada, quien ha mostrado su «gran tristeza» por lo sucedido». «El Emirato Islámico de Afganistán presenta sus más sinceras condolencias a las familias y a los seres queridos de todas las víctimas», ha manifestado.

Asimismo, el líder de los talibán ha destacado que las autoridades «adoptarán todas las medidas necesarias para evacuar a los mártires y transportar y atender a los heridos», así como para «dar una ayuda inmediata a las personas afectadas».

«Pedimos igualmente a la comunidad internacional, las organizaciones caritativas y todas las organizaciones humanitarias que ayuden al pueblo de Afganistán a hacer frente a esta gran tragedia», ha zanjado Ajunzada en su comunicado, publicado por el portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid.

El propio Muyahid ha resaltado a través de un mensaje en su cuenta en Twitter que las autoridades han celebrado «una reunión de emergencia» para «discutir la entrega de asistencia a los afectados por el terremoto». El encuentro ha estado encabezado por el primer ministro, Mohamad Hasán Ajund.

«Además de expresar su simpatía por todas las víctimas del seísmo, durante la reunión se ha pedido a todas las agencias implicadas que envíen equipos de emergencia a la región», ha dicho, antes de anunciar el envío de alimento, ropa y medicinas a las zonas afectadas.

REACCIONES INTERNACIONALES
Por su parte, el coordinador humanitario de Naciones Unidas en Afganistán, Ramiz Alakbarov, ha subrayado que la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) y la misión de la ONU en el país «están analizando las necesidades y respondiendo a las consecuencias del terremoto, que ha segado cientos de vidas». «Nuestras condolencias a las familias de los fallecidos, la respuesta está en camino», ha destacado.

Asimismo, el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, ha indicado en su cuenta en Twitter que «el Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencias (ERCC) está supervisando la situación de cerca y está preparado para coordinar la asistencia de la Unión Europea».

A las condolencias se ha sumado la Embajada de Estados Unidos en Kabul, que ha mostrado su «profunda tristeza». «Ofrecemos nuestras sentidas condolencias a todos los que se han visto afectados por este suceso devastador», ha apuntado en un breve mensaje en Twitter.

El terremoto tuvo su epicentro a unos 44 kilómetros de la ciudad de Jost, mientras que su epicentro ha estado a una profundidad de unos 51 kilómetros, según los datos publicados en su página web por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Los medios de comunicación de Pakistán han informado de que un seísmo leve ha sacudido la capital, Islamabad y otras partes del país, sin que por ahora las autoridades paquistaníes se hayan pronunciado sobre posibles víctimas en su territorio.

ESCRIBE UN COMENTARIO