El Campeón Panamericano de la prueba Ómnium, el guanajuatense Ignacio Prado, se dijo contento por haber conseguido uno de los mayores logros en su carrera, que le dio el pase a Juegos Centroamericanos de 2018.
«Fue algo loco, que ni yo lo esperé, dejé que fluyera un poco la carrera y gracias a Dios se nos dio el resultado, y contento con todo, con la base que hemos con Aníbal Torres (entrenador), todo el apoyo de la Federación (Mexicana de Ciclismo), de la Asociación (de Guanajuato), de todas las partes».
«Nunca me doy por vencido, era un sueño para mí poder lograr el primer lugar, y por fin se me dio, no es sólo mío, es de todos, si no hubiera sido por todos ellos, no sé si hubiera estado en este momento aquí», mencionó.
Su estrategia le permitió salir avante en un evento que supo canalizar el ritmo, dejando que fluyera y atacando en el momento preciso, viniendo de atrás.
«Cambié el chip totalmente, era más tranquilo, y ahora dejamos que la carrera se moviera un poco, y al final dejamos todo, las últimas 30 vueltas fue la clave, fue un poco loco, todavía no me cae el veinte», dijo.
Ahora, el reto es mantener el nivel para las Copas del Mundo de este año, a las que iría como campeón de la región.
«No recuerdo bien qué sigue pero seguimos en el proceso, esperemos las Copas del Mundo, llegar a Centroamericanos, después que vengan las carreras de ruta y después ir tranquilamente», señaló.
Prado aguarda con ilusión lo que viene, reiterando el apoyo de los que estuvieron detrás de su triunfo.
«Mi ilusión también es estar en las Copas del Mundo, en el Mundial he podido estar en el podio en el scratch y quisiera también repetirlo en una prueba olímpica y dentro del Mundial y Copas del Mundo, ese es un sueño que tengo en mente y no lo quiero dejar».
«Esperemos tener el apoyo que hasta ahora hemos tenido, y seguir trabajando en base a todo, y gracias a la gente que me apoya, sin ellos no soy nada», ahondó.

ESCRIBE UN COMENTARIO