Abril es un mes muy especial para la exploración espacial, pues el 12 de este mes, pero de 1961, se puso por primera vez a un ser humano en el espacio. Su nombre fue Yuri Gagarin, su nacionalidad soviética.

En una época en que no existían las redes sociales ni el mundo digital tal y como lo conocemos, no sería sino hasta un día después que los principales periódicos del país publicarían en primera plana, y con bombos y platillos, una noticia que marcaría la historia de la humanidad: el viaje de Yuri Gagarin.

Los hechos ocurrieron hace exactamente 60 años, y el encabezado de este medio informativo dejaba clara la polémica carrera espacial que en ese entonces vivía toda la humanidad, pero sobre todo, los Estados Unidos y lo que en su momento fue la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas: “Victoria Rusa en el Espacio” y “El hombre logró viajar alrededor de la Tierra dentro de un satélite”.

Gagarin dijo a los medios: “La Tierra es de un color azul claro”. Una frase que hoy en día resulta evidente y hasta monótona, pero que en su momento fue una emocionante revelación. Así lo señaló después de haber viajado alrededor del planeta a 40 mil kilómetros de velocidad, y posteriormente, al aterrizar salió de la cabina esbozando una sonrisa.

Muchas cualidades son necesarias para ser astronauta, pero Gagarin destacó por ser una persona tranquila (algo necesario para su misión) pero sobre todo, una capacidad nata para aprender cosas nuevas. A bordo de la cápsula Vostok, cambió la historia de la humanidad tal como la conocemos a bordo de la Vostok-1.

La noticia, como era de esperarse, se difundió en todo León, que en aquel entonces era una urbe en constante crecimiento.

Gagarin, hijo de un carpintero, murió el 27 de marzo de 1968 en un accidente aéreo.

 

ESCRIBE UN COMENTARIO