Un hombre que confesó haber atacado sexualmente a una menor de edad en Abasolo en 2017 y la amenazó para que no lo denunciara. El masculino fue condenado a 11 años de prisión por el delito de violación calificada; una pena de cárcel menor a la que se le habría impuesto si hubiera sido juzgado y no sentenciado en procedimiento abreviado, como es el caso.

Jorge N fue detenido y sujeto a proceso penal por violación calificada, un delito que amerita pena de cárcel agravada, por hechos cometidos en aquella ciudad, donde una menor de edad acompañada por sus familiares denunció que había sido violada sexualmente por ese hombre y amenazada para que no lo delatara ante sus familiares. La identidad de la víctima, su familia y otros datos personales son reservados por ley.

Sin embargo, durante el proceso penal Jorge N acordó con la Fiscalía General del Estado evitar la audiencia de juicio en la que le pudiera ser probada su responsabilidad en ese crimen y, en cambio, ser condenado a una pena de cárcel menor si confesaba su responsabilidad en el mismo.

Fue la Fiscalía Estatal la que solicitó el procedimiento para poner fin a ese proceso penal, para lo cual Jorge N confesó ante un juez de control la violación cometida contra la menor y ofreció la reparación del daño para la víctima.

Otro requisito legal que cumplió, fue renunciar a la audiencia de juicio y aceptar ser sentenciado condenatoriamente sin que el Ministerio Público le probara los cargos.

Fue condenado así a 11 años de prisión y a la obligación de pagar reparación del daño, además de que deberá cumplir la condena en su totalidad tras las rejas, descontando el tiempo que ya ha permanecido en prisión.

ESCRIBE UN COMENTARIO