Las presas con que se abastece de agua potable a la ciudad se encuentran en niveles bajos, los cuales solo garantizan que se cuente con líquido suficiente para los próximos dos meses.

Actualmente, las Presas, la Soledad, Esperanza y Mata en su conjunto almacenan agua para solamente los próximos 60 días y en caso de no regularizarse las lluvias en ese periodo, el líquido se podría agotar.

El presidente del Consejo Directivo del Simapag, Héctor Manuel Morales, explicó que con el almacenamiento, aunque es bajo, no hay riesgo de desabasto.

De acuerdo con el organismo operador de agua, la Presa la Soledad cuenta con un nivel de almacenamiento por debajo del 25%, por lo que se podría dejar de extraer agua en las semanas siguientes.

Mientras que la Esperanza y Mata tienen sus promedios por debajo del 40%, por lo que es necesario que la población haga un uso y administración adecuado del agua con se les abastece.

Los almacenamientos, aunque son bajos, son mayores a los que se tenían por estas mismas fechas el año pasado, aunque por ahora en la ciudad no se ha iniciado la temporada de lluvias.

Morales Ramírez señaló que no hay riesgo de desabasto y suspensión del servicio, debido a que en caso de ser necesario se recurriría al sistema de pozos de Puentecillas, el cual tiene la capacidad de mantener la dotación del servicio a toda la población.

Con una batería de pozos profundos que supera los 20 de ellos y que pueden operar al 100% de su capacidad, el Simapag espera poder hacer frente a la falta de agua en las presas.

Por su parte, el meteorólogo Jacinto Jaramillo señaló que por ahora el inicio de la temporada de lluvias ya supera los 20 días de retraso, pues de manera oficial debió iniciar el pasado 15 de mayo.

Aclaró que actualmente en los litorales de los océanos Pacífico y Atlántico que rodean al país no hay las condiciones para la formación de ciclones y huracanes, que son los fenómenos que permitan las lluvias que benefician a la ciudad y sus habitantes.

ESCRIBE UN COMENTARIO