El día de ayer, la señora María Lourdes Bernal, originaria de Purísima del Rincón junto a sus tres hijas decidió aprovechar la oferta de niños gratis, promoción ofrecida por un circo instalado en San Pancho, justo en el cruce de bulevar las Torres y Juventino Rosas.
Antes de ingresar a la primera función programada antes de las siete de la noche, María traía en su bolsa unos doritos, un suero para su hijo enfermo de diarrea y otra botella con agua, la finalidad era ahorrarse algo de dinero dentro del circo.
Al ingresar con el ticket promocional de 100 pesos adulto y un niños gratis, su hija de 20 años, Jessica Galeano recibió la primera de tantas malas noticias dentro del circo, ya que antes de ingresar les dijeron “Que la promoción entraba en otro concepto y lugar, porque unas dichosas plateas costaban 50 pesos por cada niño y no fue opcional, sino a fuerzas”, aseguró la madre.
A REGAÑADIENTES
La ama de casa con muchos sacrificios al igual que otros padres de familia, no tuvieron más que tragarse el coraje e ingresar al espectáculo, donde se presentarían personajes de las series: Frozen y Pepa.
Antes de tomar su lugar, las bolsas de cada persona fueron revisadas, de acuerdo a la entrevistada, quien traía productos que vendía el circo, se los recogían con la finalidad que se consumiera toda la comida y líquido dentro del circo.
Lo cual fue calificado por Lourdes como “Un robo para todos los asistentes, al menos la gente ingresa fue atraía con una promoción de niños gratis y se supone que te quieres ahorrar, pero ocurre todo lo contrario”, dijo la mujer.
SIN SANITARIOS
Luego de varios minutos de espectáculo, la necesidad de ir al baño por parte de los asistentes fue evidente y más para el hijo de Lourdes.
“No había baños, la gente se salía a hacer afuera del circo, eso es antihigiénico e insalubre para todos, aparte que nos cobraron todo carísimo”, detalló María.
Con el hambre de sus tres hijos, la mujer medio ajusto para comprar unos doritos de tamaño normal en 35 pesos, una agua de un litro en 45, productos que por fuera le costarían solamente 20 pesos.
Lo que más le dolió a esta mujer fue que sus hijos no se pudieron acercar a los personajes, ya que para hacerlo debían comprar una varita luminosa con una estrella que costaba casi 80 pesos.
MALA EXPERIENCIA
Ya ni que decir de la fotografía con los personajes, la cual llegaba a costar otros 60 pesos, en definitiva para esta mujer que pensó en ahorrarse cien pesos de entrada, termino siendo engañada y descompletó el gasto económico de su semana.
“Cuando se terminó todos le reclamamos y nos dijeron que nos calláramos porque ya iba entrar las demás personas, esto fue una mala experiencia”, finalizó la ama de casa que se dedica a pegar suela en una empresa de calzado.

También te puede interesar:  RENUNCIA DIRECTOR DE PREDIAL

ESCRIBE UN COMENTARIO