En León las autoridades han reconocido que existe una problemática de casas abandonadas, pues hay al menos, 30 mil viviendas en esta situación de acuerdo con los diagnósticos que ha hecho el municipio de León y que pudieran ser atendidas según sus condiciones.

La alcaldesa Alejandra Gutiérrez Campos, declaró que busca recuperar estos espacios que en ocasiones se vuelven focos de infección y hasta de inseguridad, en la ciudad existen al menos dos polígonos en donde esta problemática se agudiza; Villas de San Juan y Brisas del Campestre. Tan sólo en ésta última colonia se estima que hay 5 mil 400 viviendas abandonadas.

Lo que busca la autoridad es que se retomen los convenios que se tuvo hace algunos años para que las viviendas abandonadas bajo ciertas condicionantes, puedan ser adquiridas por el Infonavit o por terceros.

Dichas condiciones es que las casas sean abandonadas, que sean un foco de infección, un foco de inseguridad para las ciudades y que tuviera un crédito de Infonavit que se ha dejado de pagar, además que tengan adeudos del predial.

«Que podamos sacarlas a remate para que se las pueda estar adjudicando un tercero o el propio Infonavit, que se puedan utilizar y que no estén generando ese problema para la sociedad»

Es una realidad que las casas abandonadas generan varios problemas sociales, de salud y de inseguridad, pues los vecinos en ocasiones lidian con diversas situaciones que van desde los paracaidistas, hasta que estas casas abandonadas fungen como sitio de consumo de drogas.

Tan solo en León hay mínimo 90 casas en donde se ha identificado se usan para consumir estupefacientes.

La Presidenta Municipal reveló que en algunos casos ya han tomado acciones, pero dijo que más tardan en tomar acciones en una vivienda cuando ya se cambiaron a otra por materia de seguridad.

En el Consejo Nacional de Vivienda, en el cual estuvo presente Ale, la alcaldesa dijo que las autoridades están de acuerdo con la propuesta del rescate de dichas casas.

Además, para que esta problemática no se siga agudizando expuso que, desde Desarrollo Urbano ya se busca detener los permisos de venta de desarrolladores que no cumplen.

Vivir cerca de casas abandonadas en ocasiones es de mucha problemática para los vecinos que sí habitan por ahí, pues hay varias personas popularmente conocidas como paracaidistas que ingresan y viven en esas viviendas en condiciones en ocasiones precarias, pues no cuentan con servicios básicos necesarios.

ESCRIBE UN COMENTARIO