Mientras trabajaban en una posible fosa clandestina en predios cercanos al municipio de Cuerámaro, un grupo de madres buscadoras sufrió la persecución de un grupo de hombres armados, ante la falta de acompañamiento policial para realizar las labores de recuperación de restos humanos.

El apoyo de las autoridades llegó 8 horas después de que ellas solicitaron ayuda, según denunciaron ayer a través de las redes sociales y gracias al apoyo del grupo civil «Hasta Encontrarte».

«Exigimos protección inmediata y medidas de reparación y no repetición. Las búsquedas no pueden parar y nosotras no podemos estar en este nivel de vulnerabilidad  en el que nos encontramos por autoridades omisas en un estado rebasado por la violencia», sentenciaron en un comunicado emitido ayer, posterior a los hechos.

Relataron que cerca de las 3:00 de la tarde del viernes, en predios correspondientes al municipio de Cuerámaro, ubicaron los restos de una persona por lo que inmediatamente y siguiendo los protocolos ya establecidos, dieron aviso a las autoridades, y la FGE respondió que su personal llegaría en cualquier momento, mientras que los operadores del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos prometieron que enviarían policías a auxiliarlas.

Las buscadoras esperaron 4 horas en vano, y reconociendo que estaban en un lugar peligroso optaron por retirarse, percatándose en ese momento que las perseguían hombres armados. Fue hasta pasadas las 11:00 de la noche que las autoridades finalmente encontraron al grupo de mujeres y hasta entonces, les brindaron protección, relataron ellas.

ESCRIBE UN COMENTARIO