El Palacio Nacional, donde vive el Presidente Andrés Manuel López Obrador, es blindado con casi 250 bloques de fierro, antes de la concentración de este domingo en el Zócalo en defensa del Instituto Nacional Electoral (INE).

Una decena de trabajadores colocaron la mayor parte de los bloques de metal frente a la fachada principal del edificio, que ya estaba resguardado con dos vallas de fierro, incluso en las entradas a las calles de Moneda y Corregidora, que corren laterales al inmueble.

Aunque las organizaciones civiles convocantes a la manifestación del domingo por la mañana han asegurado que será pacífica y han pedido a la población traer flores y ropa blanca y rosas, la seguridad del Palacio Nacional ha encadenado y soldado los bloques.

Los trabajadores comentaron que serán 240 bloques de 1.25 metros de ancho por casi tres de alto y que es por la manifestación a favor del INE.

En la plancha del Zócalo, en cambio, donde se prevé la colocación de un templete para los discursos del ex Ministro de la Suprema Corte José Ramón Cosío, aún no se ven preparativos.

La manifestación convocada es contra reforma electoral del Presidente López Obrador, ya aprobada por el Congreso, que busca debilitar las facultades y la estructura del INE y del Tribunal Electoral, permitir la intromisión de los funcionarios en las campañas y que el Gobierno participe en la organización de las elecciones, con el pretexto de la austeridad electoral, entre otros objetivos.

 

ESCRIBE UN COMENTARIO