El presidente de México Andrés Manuel López Obrador respaldó la liberación de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán.

Explicó que el gobierno federal privilegió la vida de los ciudadanos de Culiacán, por encima de la captura de líder de un grupo delictivo.

“El gabinete de seguridad tomó decisiones sobre el problema, yo los respaldo, lo avalo por que se tornó muy difícil la situación, estaba en riesgo muchos ciudadanos, por eso se decidió proteger la vida de las personas, y estuve de acuerdo en eso, no se trata de masacres, eso ya se terminó, no puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas, ellos tomaron la decisión y yo la respaldé”.

López Obrador reconoció que Ovidio Guzmán fue detenido en un operativo con una orden de aprehensión, el cual también es solicitado por los Estados Unidos.

“Fue a partir de una orden de aprehensión de un presunto delincuente, pero como ya lo explique, hubo una reacción muy violenta y se ponía en riesgo la vida de mucha gente”.

CULPA A EXPRESIDENTES

El mandatario culpó nuevamente a los expresidentes del pasado y a los conservadores, por el fracaso del operativo en Culiacán la tarde de este jueves.

“No se puede apagar el fuego con el fuego, esa es la diferencia de nuestra estrategia con relación a lo que han hecho los anteriores gobiernos, no queremos muertos, no queremos la guerra, esto les cuesta trabajo entender a muchos, pero la estrategia anterior convirtió al país en un cementerio, eso ya no lo queremos, nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho, no es fácil, es un proceso poco sencillo, se dejó avanzar el problema, y tenemos que enfrentar dos mafias, la de cuello blanco muy dañina que se arraigó y las bandas de la delincuencia llamada organizada”, dijo el presidente.

También te puede interesar:  HOY, DÍA DE LA BANDERA

Enfatizó que el gobierno federal tomó la mejor decisión, “el poder no es prepotencia y violencia, es humildad, encabezo un gobierno civilista no es una dictadura militar o un gobierno civil autoritario, cuesta trabajo que me entiendan, la política autoritaria fracasó y causó miles de muertos, no seguiremos con eso, no queremos la guerra”.

López Obrador dijo que no va a barrer con los criminales porque no es humano, “quien usa la fuerza no tiene autoridad moral, se imponían con el fraude electoral y el uso de la fuerza, el control de los medios de información, hay que mantener las convicciones, ya sabemos lo que no hay que hacer, el uso de la fuerza no da resultados, no vamos a cambiar nuestra política».

Concluyó que los gobiernos conservadores del pasado (PRI-PAN) apuntalaron la política del terror y la corrupción y no ven con buenos ojos la estrategia de la Cuarta Transformación.

ESCRIBE UN COMENTARIO