El escritor y periodista español Arturo Pérez-Reverte, en rueda de prensa vía zoom, presentó su más reciente trabajo literario El Italiano, donde habló sobre lo que lo inspiró a crear este nuevo trabajo editorial, entre otros temas relacionados con la migración, los políticos canallas y la situación actual que vivimos con esta pandemia.

“Mi patria es el mediterráneo, no es España. Esta novela arranca en mi cercanía sentimental, cultural y emocional de esta patria mediterránea, pero también, hay una influencia de mi padre, era un lector de temas de marina, le gustaba mucho; navego un tiempo”, aseguró.

Esta historia es de amor y guerra, simplemente que va muy bien en estos tiempos y que surgió desde hace muchos años, que cobró vigencia en su memoria y ahora es un libro.

“La novela se titula el italiano, pero debería de llamarse la librera, porque la protagonista, la heroína, es ella (refiriéndose a Elena, su protagonista), él es un soldado sencillo, que no tiene lecturas, no dice nada inteligente durante la novela, es un hombre normal, pero es un hombre, un soldado decidido”, señaló.

Aunque, en sus historias desconfía de que regularmente las historias de amor, tiene un final feliz, en esta sucedió lo contrario.

“En mis novelas, hay muchas historias de amor, porque casi siempre las dejo abiertas porque desconfío siempre del que fueron felices por amor, pero esta vez, quería hacer una historia de amor, compacta, redonda, con un final feliz, que se sabe desde un principio, que iba a ser un final feliz, pero es justamente el desarrollo de ese enamoramiento lo que constituye el hilo dorsal de la historia”, puntualizó.

Acompañado de Pilar Reyes, directora editorial de Alfaguara, también salió en alusión la controversial y exitosa serie de Netflix, El juego del calamar, que ha sido objeto críticas por la violencia de la trama, que incluso ha sido objeto de estudios por sociólogos en Latinoamérica.

“No se puede entender El juego del calamar sin conocer la cultura asiática.  Yo tenía veintipico cuando fui a la guerra y aprendí mucho. Más que nada a observar al ser humano, cómo en las situaciones extremas brota lo elemental, sobrevivir y alimentarse”, enfatizo.

No hay ninguna pretensión en sus historias, simplemente, las cuenta desde su perspectiva y para que el lector, las disfrute.

“Yo no quiero mejorar el mundo, quiero contar historias buenas, que el lector al leerlas, las disfrute, yo no quiero mejorar el mundo con mi novela, yo solo quiero contar historias de la manera más eficaz que pueda contarlas”, finalizó.

LA HISTORIA

En los años 1942 y 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, buzos de combate italianos hundieron o dañaron catorce barcos aliados en Gibraltar y la bahía de Algeciras. En esta novela, inspirada en hechos reales, sólo algunos personajes y situaciones son imaginarios. Elena Arbués, una librera de veintisiete años, encuentra una madrugada mientras pasea por la playa a uno de esos buzos, desvanecido entre la arena y el agua. Al socorrerlo, la joven ignora que esa determinación cambiará su vida y que el amor será sólo parte de una peligrosa aventura.

ESCRIBE UN COMENTARIO