El operativo alcoholímetro que la Dirección de Policía Vial y Transporte aplico el pasado fin de semana dio como resultado 60 personas e igual cantidad de vehículos detenidos en las calles de la ciudad, pese al aumento de precio y poca disposición de bebidas de contenido alcohólico.

El titular de esta dependencia municipal, Luis Rivera Almanza informó que las personas detenidas el pasado fin de semana, todas ellas fueron en horario de la madrugada, tanto de sábado donde se detuvieron a 25, como domingo con otros 35 arrestos.

A las personas detenidas, los elementos de la policía vial les hicieron saber la importancia de atender las medidas preventivas que implica la pandemia del coronavirus y sobre todo evitar conducir en las condiciones en lo que hacían, pues implica graves riesgos para otras personas.

“Entre sábado y domingo se detuvo en los operativos de alcoholímetro a 60 personas, todas ellas habían sobre pasado el límite permitido de alcohol en el organismo, muchos de ellos con altas dosis de consumo”, dijo.

Explicó que los conductores además de tener que pagar una multa por 8 mil 600 pesos, también deben permanecer arrestados hasta 36 horas, además de pagar la el arrastre y pensión de sus unidades que son internadas en el corralón, a cargo de la policía vial.

De acuerdo con el funcionario, a los automovilistas que les gusta combinar el consumo de bebidas embriagantes con el volante, tampoco les ha importado la actual contingencia sanitaria, muchos menos el costo de estos productos que en las últimas semanas han aumentado.

Señaló que, debido a la suspensión de la producción de bebidas como la cerveza, por parte de los grandes productores nacionales, hay menos cantidad disponible, lo que ha llevado a un aumento en los precios.

Pese a todo, el funcionario hizo un llamado a la población para evitar conducir unidades de motor, bajo los influjos de bebidas de contenido alcohólico, con la finalidad de evitar riesgos para la población en general.

ESCRIBE UN COMENTARIO