Después de dos años en que gran parte de las actividades se cancelaron debido a la pandemia del coronavirus, hoy se celebra el Domingo de Ramos, una de las fiestas más importantes dentro de la tradición católica.

En la calle Josefa Ortiz comenzaron las ventas de palmas de diferentes tamaños y formas, mismas que serán usadas hoy durante la celebración eucarística. Los vendedores esperan que la situación mejore, ya que durante 2020 y 2021 los aforos fueron muy limitados. Muchos de ellos comenzaron a elaborar sus palmas a mano, mientras que otros ya tenían algunas que les habían sobrado de los años anteriores.

Es importante enfatizar que, aunque la vacunación está avanzando de forma considerable, no se debe bajar la guardia, y en caso de asistir a cualquier tipo de celebración, se debe usar cubrebocas y gel antibacterial cuando se conmemore la entrada de Jesús a Jerusalén.
Indudablemente, la situación ha cambiado mucho. Durante la Semana Santa de 2020, cuando la pandemia se encontraba en su pico más alto y este medio informativo publicó:

“Los templos del centro de la ciudad exhiben leyendas sobre las medidas preventivas para evitar contagios, así como el aviso del arzobispo de León, que desde el pasado 23 de marzo se han suspendido la celebración de misas (…)

Por este año se quedaron en casa los artesanos y comerciantes de palmas, pero la devoción continúa en los hogares católicos donde se reflexiona sobre esta significativa fecha de la liturgia católica”.

ESCRIBE UN COMENTARIO