Luego de sorprender a Europa y Estados Unidos desde abril pasado, la hepatitis aguda infantil, cuya causa aún es desconocida, ya está en Nuevo León.

La Secretaría de Salud estatal informó de los primeros cuatro casos confirmados en Nuevo León -y posiblemente del País- y pidió a la población estar alerta a los síntomas y acudir a algún centro de salud en caso de presentarlos.

«Es motivo de alerta, mas no de alarma», subrayó Alma Rosa Marroquín, titular del Salud del Estado.

Pese a que todavía se desconoce el motivo de la enfermedad, se investiga al adenovirus y el Covid-19 como agente transmisor, y puede presentar los siguientes síntomas:

– Inflamación rápida del hígado.

– Dolor abdominal, diarrea y vómito.

– Piel y mucosas amarillentas.

Para prevenir la enfermedad, se recomienda usar cubrebocas, lavar frecuentemente las manos, evitar compartir alimentos, bebidas y utensilios, y desinfectar superficies y objetos que pudieran usar niños.

Marroquín señaló que los cuatro pacientes permanecen estables y, aunque estuvieron hospitalizados, no hubo necesidad de que acudieran a una unidad de cuidados intensivos.

Incluso, uno de ellos ya fue dado de alta.

La funcionaria indicó que el primer caso fue detectado el 30 de abril y los reportes fueron enviados al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE) para su estudio y confirmación.

Hasta el martes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) registraba 348 casos a nivel internacional de esta nueva variante de hepatitis, que afecta especialmente a niños y ha llegado a provocar insuficiencia hepática y trasplantes.

ESCRIBE UN COMENTARIO