Al cierre de 2021, la tasa de inflación anual en México alcanzó la cifra de 7.36 por ciento, para ubicarse como la más alta desde 2001, y superó por mucho el objetivo puntual de 3 por ciento del Banco de México, de acuerdo con datos del Inegi.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor aumentó 0.36 por ciento mensual durante el último mes del año pasado, cifra que fue ligeramente inferior a la registrada en el último mes de 2020. Esto, gracias a que en la segunda quincena de diciembre de 2021 los precios sólo avanzaron 0.01 por ciento.

Los productos alimenticios, bebidas y tabaco fueron los de mayor incidencia en el incremento de la inflación. Estas mercancías aportaron 1.7 puntos porcentuales de la tasa anual general.

Un punto de la inflación anual fue contribuido por el rubro de frutas y verduras.

Otro gran contribuidor del crecimiento anual de los precios fue el sector energético, el cual aportó 1.11 puntos a la tasa de inflación.

Los bienes y servicios con mayores incrementos de precios en diciembre de 2021 fueron el limón, con 46.11 por ciento; el transporte aéreo, con 22.24 por ciento; y los servicios turísticos en paquete, con un avance mensual de 13.97 por ciento.

Para equilibrar esos avances se registran descensos de precios en el gas doméstico, con una baja mensual de 12.31 por ciento, y en un gran números de verduras y hortalizas, como el jitomate y el tomate verde.

De esta forma, la inflación no subyacente, la que agrupa a los productos con alta volatilidad de precios y tarifas autorizadas por el Gobierno, registró un descenso de 0.9 por ciento en diciembre de 2021, mientras que la subyacente, que determina la trayectoria de la inflación en el largo plazo, avanzó 0.8 por ciento.

ESCRIBE UN COMENTARIO