Ante la entrega física del Estadio León por parte de actuarios del poder judicial federal a abogados de Roberto Zermeño, aficionados irrumpieron en las instalaciones lo cual obligó a la suspensión del acto legal y diferir la diligencia.

La autoridad judicial determinó que no había condiciones físicas para concluir la entrega física del inmueble y pospuso la diligencia para otra fecha, al percibir los riesgos violentos de los aficionados que ingresaron a la fuerza.

Desde la madrugada del viernes, directivos del León comenzaron a desalojar trofeos, pertenencias, documentos de las oficinas, mercancía de “La Guarida” en camiones de carga, ante la inminente posesión del estadio por Roberto Zermeño.

A las 7:05 horas dos actuarios acompañados de agentes de seguridad privada, arribaron en camionetas a la entrada del inmueble, entraron a proceder con la diligencia judicial.

No asistió la Guardia Nacional uniformada, pero desde temprano hacían rondines en la cercanía, mientras que llegaban aficionados a la “fiera” en sus carros que estacionaron afuera de la entrada del estacionamiento y del estadio, formando una barrera.

Lanzaban porras al León y consignas de repudio a Roberto Zermeño y gritando que el estadio es de los ciudadanos, en sus carros con cartulinas decían “fuera Zermeño, el estadio es de León” y con pancartas en las manos rechazaban a Zermeño, “dale, León, dale León”, “el estadio es del pueblo”.

Algunos lanzaron cohetes pirotécnicos hacia adentro, unos cayeron en dos tambo de basura que se encendieron, un aficionado prendió el ambiente con su estéreo del carro a todo volumen con música de José Alfredo Jiménez, cantaron “Bonito León Guanajuato…”, mientras la mayoría gritaba consignas contra Zermeño y seguían llegando más “hinchas”.

A las 8:00 horas, otro actuario llegó a la puerta, en cuanto entró, los aficionados aprovecharon para empujar el barandal de acceso y entraron corriendo gritando, lanzaron piedras, bloques de pórfido, palos, un tambo hacia la entrada de las oficinas y estadio.

Rompieron el cristal de una ventana de la oficina, rápido entraron por el túnel hacia la cancha del estadio, levantaron butacas, señaladores, al observar a actuarios y abogados en las graderías de enfrente gritaron repudios a Zermeño le exigían “da la cara”.

Al ver que se retiraron actuarios y abogados y saber que se suspendía la diligencia de entrega física del estadio, festejaron con cánticos de “Zermeño se la comió…”

A las 8:30 horas, aficionados también rápido salieron del estadio al recibir el “pitazo” de que estaba afuera patrullas de la Guardia Nacional y de Seguridad Pública Municipal y de tránsito para descongestionar la circulación vial.

Afuera seguían más aficionados que arribaron de última hora, más dueños de palcos que pedían que los dejaran entrar a sacar sus pertenencias, pantallas, mobiliario, pero no les dieron acceso.

A las 10:09 horas, directivos del León seguían sacando mobiliario, cubetas e incluso una imagen de la Virgen de Guadalupe, según comentaron los encargados, pese a que se postergó la entrega física del estadio.

ESCRIBE UN COMENTARIO