La pandemia del coronavirus está afectando al sector editorial y ya algunas de las más prestigiadas y emblemáticas librerías del país han cerrado, en tanto que las papelerías también siguen prácticamente desiertas, pese al próximo regreso a clases.

Desde que inició la pandemia por el SARS-CoV-2 (Covid-19), las ventas de libros en León y en todo el país se vinieron abajo, y gracias a la digitalización creciente, en las sociedades que entraron en cuarentena, los cambios se están acelerando.

Un ejemplo de ello es la emblemática Librería Gandhi Oportunidades que, cerrará sus puertas por incosteabilidad, pues desde hace algunos años, ya no era muy rentable y en las últimas semanas esa crisis se agudizó y cerrarán a mediados de agosto.

De esta manera, el futuro de estos giros comerciales en el país es incierto, pues a pesar del confinamiento por la emergencia sanitaria, la gente no lee, prefiere visitar páginas de internet e incluso, hay un ligero repunte con la demanda de computadoras y dispositivos móviles para enfrentar las clases virtuales.

En estos tiempos difíciles, todo ha sido y sigue siendo digital, tanto para las comunicaciones como para las compras online y desde luego, la lectura de libros en formato electrónico.

La pregunta es, si las prácticas del confinamiento perdurarán y si la compra y la lectura de libros electrónicos alejarán a más lectores del tradicional libro impreso, que antes de la crisis mantenía muchos lectores y ahora, poco a poco se van alejando.

El municipio de León, no es la excepción y desde que se reabrieron papelerías y librerías, han lucido desiertas, pues poca gente acude a adquirir útiles escolares y mucho menos algún libro.

Las autoridades no han dado a conocer oficialmente sobre cómo será el regreso a clases, si será de manera presencial o desde casa, pero todo apunta a que los estudiantes en León y en la entidad arrancarán clases desde casa, y por ahora, es incierto el repunte económico de estos ya de por sí golpeados giros comerciales.

ESCRIBE UN COMENTARIO