Lo que empezó en un salón de la iglesia de San Juan del Coecillo en 1962 (Caja Popular Coecillo), ahora es casi un banco con miles de socios y empleados llamado Caja Popular Mexicana.

Manuel Velázquez, fundador del cooperativismo en la Ciudad de México en 1952, y Bernardo Diosdado Robles, fundador de Caja Popular Coecillo en 1962, son dos íconos del cooperativismo mexicano que dejó raíces sólidas en Caja Popular Mexicana, considerada hoy la cooperativa más fuerte de México.

En 1951, los sacerdotes Pedro y Manuel Velázquez copiaron el modelo de trabajo del cooperativismo financiero de Quebec, Montreal y Otawa en Canadá, el cual iniciaron en el extinto Distrito Federal (DF).

El padre Manuel Velázquez, a sus 96 años de edad, visitó León para ver una de las tantas semillas que sembró a lo largo y ancho de todo el país en busca del desarrollo del ahorro de los mexicanos, a través de lo que se conoce hoy como cooperativismo.

Aceptó que no esperaba ver alguna vez construida una extensa oficina corporativa de una Caja Popular en México, sin embargo, su sorpresa se la llevó en León, en donde promovió en 1958 la creación de Caja Popular Jol Gua Ver, a cargo de los leoneses Rafael Alcántara Cabrera y Gustavo Muñoz Ramírez.

“Veo con buenos ojos las instalaciones, uno nunca espera ver esto, es una sorpresa ver cómo crecen los hijos, es un hijo en números y en profundidad, uno siembra un granito y luego se multiplica, doy gracias a Dios porque me permitió ver algo del fruto que por gracia de él pudimos sembrar”.

Recordó que en los años 50 del siglo pasado, no existía el cooperativismo en México, pero de su viaje a Estados Unidos y Canadá logró copiar el modelo y tropicalizarlo en nuestro país.

“Tomamos ese instrumento para el cooperativismo en México, ahí vamos todavía, estamos en todo el país, este pollo ya se coció, es una empresa grande con promotores (Caja Mexicana), doy gracias a Dios porque por obra de él, a través de la iglesia, se ha visto el beneficio no sólo del ahorro y crédito, sino de la producción y toda clases de cooperativas”.

Enfatizó que a pesar de que ya existía el modelo en Canadá, su misión fue sembrarlo en nuestro país, “ya existían, no las inventamos, pero no se habían sembrado en el número y calidad como hoy se ha hecho, es bonito ver crecer el árbol”.

También te puede interesar:  Poliforum con agenda de lujo

El leonés Bernardo Diosdado Robles, menciona que fue él quien convenció al consejo de la Caja Mexicana de trasladar las oficinas de San Luis Potosí a León, y que ahora cientos de empleos del corporativo estén en esta ciudad.

“Es una maravilla, tiene uno la oportunidad de estar cerca de los dirigentes y funcionarios, el primer edificio de Caja Popular Mexicana estaba en San Luis Potosí, se promovió el cambio a la calle Ignacio Altamirano en San Juan de Dios”.

En 1962, los líderes de Jol Gua Ber se acercaron con los comerciantes y sacerdotes del Barrio del Coecillo, para que también instalaran una cooperativa en dicha zona, que ya empezaba a ser considerada un punto estratégico de la producción de zapato, artículos de piel y su comercialización a todo México.

Manuel Ramos Cano fue el presidente líder que aceptó fundar la Caja Popular del Coecillo, apoyado por el cura Emilio Garate Arrieta de la iglesia de San Juan del Coecillo, en donde iniciaron con una pequeña oficina dentro de la misma iglesia.

Diosdado Robles fue nombrado gerente en 1974, año en el cual sufrieron un quebranto “de 210 socios, nos quedamos 90 socios, todos los demás se retiraron por las condiciones que vivía la caja, el quebranto era del 50%, estaban perdidos los recursos”.

El directivo reconoce que a partir de su gestión en 1974, Caja Popular Mexicana creció hasta lo que es hoy en todo México, la cooperativa más grande.

“Trabajé con varios directivos para convencer a varias cajas de que nos fusionáramos, éramos más de 200 cajas, pero 134 decidieron que sí nos uníamos, al final nos quedamos 63 y con eso formamos Caja Popular Mexicana”.

Diosdado concluyó en el 2000 como directivo de Caja Popular Mexicana, debido a que sufrió un infarto, pero eso no lo detuvo para estar presente en la inauguración de la nueva casa corporativa.

ESCRIBE UN COMENTARIO