A dos semanas del arranque del próximo ciclo escolar, la Secretaría de Educación Pública (SEP) presentó ayer el nuevo Plan de Estudios para Educación que busca combatir el colonialismo, el patriarcado, el mercantilismo y limitar la educación a sólo cubrir perfiles laborales.

«Cuando las niñas y los niños empiezan a estudiar la modernidad y sus procesos históricos, científicos, productivos, tecnológicos, culturales y artísticos, en realidad están estudiando los procesos de colonización y sus dominios (….) desde una perspectiva decolonial de la inclusión, es imprescindible que los estudiantes sean conscientes de que viven en un mundo globalizado que no logra ser para todos», se establece en el documento.

El plan, que fue publicado en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) y debe ser divulgado en los próximos días en el Diario Oficial de la Federación, consta de cuatro componentes: Formación docente, codiseño de programas de estudio a cargo de maestras y maestros, desarrollo de estrategias nacionales, así como transformación administrativa y de gestión.

Pero el nuevo proyecto no está listo para llevarlo a todas las aulas, ni se plantea un periodo de capacitación para los maestros. Además no se han dado a conocer las escuelas participantes.

Con Leticia Ramírez al frente, quien apenas fue nombrada titular de la SEP en sustitución de Delfina Gómez, el nuevo plan se aplicará hasta el 29 de octubre, es decir, dos meses después de iniciado el ciclo escolar.

Además, sólo será un plan piloto que se aplicará en el primer grado de preescolar, primaria y secundaria, y para el cual se seleccionarán 30 escuelas por cada entidad del País.

«La escuela pública debe preservarse como un espacio de convivencia estrictamente laica y defenderse de planteamientos que desean reducirla a una institución que provee servicios de aprendizaje para satisfacer creencias, fanatismos y prejuicios que provengan de particulares con intereses religiosos, empresariales o políticos», señala el proyecto.

El documento de 212 páginas que destaca la «Nueva Escuela Mexicana», cuestiona un modelo patriarcal que históricamente ha fomentado desigualdades por las clases sociales, la etnia, la sexualidad, la discapacidad, la edad, la nacionalidad y el género.

«En la medida en que se impone y legitima un modelo patriarcal, colonial, científico, eurocéntrico, homofóbico y racista en la educación se está imponiendo en los cuerpos y mentes un modelo hegemónico de ciudadano, lo cual contradice una vida saludable y el sentido democrático», expone el plan de estudios.

Desde el aula

Según el nuevo plan de estudios se busca desterrar cuatro dominios de la «lógica colonial»:

  1. Económico: «Apropiación de la tierra y la explotación humana».
  2. Político: «Control de las autoridades».
  3. Social: «Control del género, clase social, sexualidad, condición étnica».
  4. Epistémico: «Control del conocimiento y subjetividades».

ESCRIBE UN COMENTARIO