Por lo menos 7 incidentes criminales dirigidos contra autoridades en Guanajuato este noviembre han dejado 2 policías preventivos asesinados y 3 más lesionados, así como daños a instalaciones y vehículos oficiales, en hechos sobre cuyos alcances las autoridades guanajuatenses guardan silencio.

Esos son saldos conocidos públicamente entre el 1 y el 13 de noviembre en cuanto a ataques directos contra autoridades y ataques a balazos e incendiarios indiscriminados que han dejado saldo de civiles muertos y heridos también, así como persecuciones y enfrentamientos, en la dinámica de violencia que mantiene al estado como el más violento en el país.

Aunque fueron reportados más incidentes, de los que no se tuvo confirmación oficial, uno que saltó a la vista de inmediato fue un atentado a balazos cometido el 7 de noviembre contra instalaciones de SSP de Tarimoro, en el que un policía resultó lesionado de bala.

El 9 de noviembre, en medio de las quemas de vehículos y bloqueos de carreteras en la región Laja-Bajío, un vehículo oficial de SSCC resultó con daños.

El viernes 11, nuevamente entre ataques a balazos a transportes (en los que murieron dos mujeres civiles), incendios de vehículos y ataques a policías en seis municipios de la región Laja-Bajío, un policía celayense perdió la vida y 2 resultaron heridos.

El mismo día, en otro incidente ocurrido en Celaya, policías mataron a un hombre en un incidente que la FGE reveló 24 horas después de ocurrido y sobre el que aseguró que fue durante una repulsa policial a una agresión a balazos.

El sábado 12, otro ataque contra autoridades dejó a un policía municipal de Irapuato muerto en la comunidad de San Roque, y nuevamente la víctima fue un agente en su día de descanso.

El pasado sábado, por otra parte, fue reportado un presunto ataque contra elementos del Ejército en la comunidad El Rehilete, del municipio de Cortazar. Un incidente del que no había un reporte oficial aún.

También fue reportada una presunta agresión a balazos contra elementos del Ejército en Pénjamo.

En el caso de los delitos consumados, las autoridades estatales se han limitado a señalar que hay algunos detenidos y que no cesarán los operativos contra criminales, pero ninguna declaración oficial a lo dimensionado públicamente la magnitud y los alcances de esa violencia que vive Guanajuato.

ESCRIBE UN COMENTARIO