CINE, ARTE Y OTRAS CURIOSIDADES

El término “turismo oscuro” suena raro, pero existe también es llamado “turismo de la desgracia” y desde hace más tiempo del que imaginas. La semana pasada te platicaba acerca de los recorridos a Chernobyl que muchos bloggers han estado haciendo solo para tomarse la foto y lucir “muy cool” sin ponerse a pensar en todas las consecuencias de sus actos, desde luego se que puede haber mucha gente muy informada que tiene los riesgos más o menos calculados, pero aún así, es un sitio con una vibra extraña en la cual mucha gente sufrió por una y mil razones.

Como te decía, Chernobyl no es el único sitio en donde ha habido una tragedia y que ahora es asediado por turistas que solo quieren tomarse una linda foto, el hacer esto tampoco es un tema nuevo aunque antes no existían las fotografías, sí existían esas ganas de conocer y estar en el sitio de masacres, batallas y tragedias.

Turismo oscuro es el nombre que se le da a los sitios que conmemoran y recuerdan desastres y atrocidades, el denominador común es que en ese sitio murieron muchas personas en situaciones no naturales. El concepto fue creado por los profesores británicos John Lennon y Malcolm Foley en 1996 quienes aseguran que aunque ahora parece una moda eso de visitar lugares de tragedias, no es algo nuevo debido a que por ejemplo, en la época del oscurantismo ya existían peregrinos que viajaban a visitar tumbas y lugares de martirio religioso. Así mismo hay sitios reconocidos por ser lugares de cruentas batallas y como tal son comercializados como sitios de atractivo turístico.

Así es como Auswitch, Fukushima, La zona cero en Estados Unidos y otros lugares son un fuerte atractivo turístico para todos aquellos que quieren conocer un pedazo de la historia y querer conocer esos sitios no lo veo del todo mal, como mencioné son parte de la historia como humanidad, una parte que no debería enorgullecernos por eso debemos tenerla presente, conocerla, reflexionar y evitar repetirla, lo que no me agrada es el giro que está tomando todo esto, lo cual también le molestó al artista israelí Shahak Shapira quien se cansó de ver retratos irrespetuosos realizados en los lugares más tristes para los judíos, así que lanzó su proyecto llamado “Yolocaust” con la esperanza de avergonzar a quienes no tuvieron el debido respeto con sus imágenes.

Por medio de fotomontajes, Shahak muestra la falta de respeto que un buen número de personas han tenido en el monumento a las víctimas del Holocausto en Berlín y es que la gente lo usaba para tomarse selfies así que tomó esas fotos y las combinó con imágenes de campos de exterminio nazis.

El proyecto poco a poco fue creciendo y él siguió recolectando fotos de redes sociales en lugares de exterminio para combinarlas con fotos durísimas de campos de concentración, así es fácil ver el contraste de la foto actual con el dolor que algún día se vivió en ese lugar.

Es importante que no olvidemos en por qué los monumentos están ahí, es importante que sepamos que hubo lugares donde mucha gente sufrió y murió, no son sitios de recreación, son sitios de reflexión y tal como dijo una persona respecto a un incendio que hubo en 2017 en la Torre Grenfell de Londres tras ves que unos turistas tomaban foto del lugar: Cada vez que alguien viene e intenta tomar una fotografía, esto nos golpea de nuevo. Es un recordatorio de algo muy duro. No me importa que vengan y rindan homenaje, pero es distinto si toman fotos .

ESCRIBE UN COMENTARIO