La Autodeterminación de los Pueblos, tema olvidado

Lic. Antonio Galván Torres

Me voy a permitir realizar un ejercicio de ponderación en uno de los temas más controversiales, que tiene que ver desde la potestad con que cuentan los gobiernos para hacer cumplir la ley y la normatividad de un país, hasta los derechos inalienables que tiene la niñez mexicana, como es su educación.
Sin duda alguna, todo grupo social organizado reclama que se concilien sus intereses, los cuales, deben de tener desde mi perspectiva un justo medio, en el cual se busque siempre respetar los derechos de unos, siempre y cuando no se trastoquen los derecho de otros, porque cuando se pierde este equilibrio, seguramente saldrán a relucir las hebillas de los cintos, las espadas, palos, bombas molotov, armas y finalmente la represión total de un conglomerado social, haciendo gala del uso de la fuerza y todo lo que conlleve a violentar el Estado de Derecho.
Las instituciones que son garantes del Derecho se encuentran inmersas en peligro de ser desconocidas , y por ende, como lo ha señalado Miguel Valadez Reyes, cuando cita al doctrinista Stammler: “Hasta hoy nadie ha conseguido descubrir un pueblo sin derecho y difícilmente lo puede uno concebir. Cuántas tentativas se han hecho en ese sentido, se ha comprobado, una y otra vez que lo que se echa de menos no es precisamente el Derecho, sino que son, simplemente, ciertas y determinadas instituciones jurídicas. No ha existido jamás una convivencia que no estuviese basada en relaciones sujetas a una ordenación jurídica”.(sic) Lo anterior me sirve de preámbulo para entrar directamente a la ponderación de que a nuestro país no le conviene violentar a las instituciones que nos dan certeza jurídica en todas nuestras actuaciones, es terrible que algunas organizaciones se hayan radicalizado en aras de su lucha gremial porque no es cosa menor que a partir del año 2013, a la fecha, haya habido plantones durante meses de maestros en el Zócalo de la Ciudad de México, 8 muertos en el Estado de Oaxaca, enfrentamientos en Nochixtlán donde hubo más de 100 heridos y 11 detenidos, y ahora en diversos Estados de la República se estén dando paros, toma de carreteras y demás movimientos para que sus demandas sean escuchadas y resueltas, y por otro lado, el Estado manifieste que no habrá dialogo mientras que no se levanten los plantones o las tomas de carretera y todo tipo de acciones por parte de un sindicato de maestros conocido como la CNTE, en suma que no habrá marcha atrás a la tan sonada Reforma Educativa.
Parece ser que no bastan los antecedentes que México ha vivido, no nos alcanza para comprender las grandes masacres de lesa humanidad que se han presentado en nuestro país, como lo fueron el movimiento estudiantil de 1968, conocido como la noche de Tlatelolco o el Jueves de Corpus, no basta lo que nos narró la escritora Elena Poniatowska, sobre estos hechos no nos basta la aparición de grupos armados en el tiempo del gobernador Figueroa en donde la radicalización llegó a tal grado que el maestro Lucio Cabañas se fue al clandestinaje para seguir en su lucha; el momento más oscuro fue cuando se escuchó por primera vez la liga 23 de Septiembre o bien el surgimiento del Subcomandante Marcos encabezando a los indígenas del EZLN.
Antes de continuar con esta exposición tengo que apelar al sentido común y para ello déjenme traer a colación a Aristóteles, quien en sus cátedras hablaba sobre el valor, el cual se encuentra según este filósofo, entre lo que se conoce precisamente como la cobardía y la temería. El valiente no es aquel que no tiene miedo sino el que hace las cosas a pesar de su miedo, así las cosas, el término medio entre la cobardía y la temeridad es el justo medio que se utiliza en muchos eventos, esta teoría habla de alcanzar el equilibrio entre dos posturas radicalizadas, que creo es la aplicable para resolver el conflicto en comento.
La pregunta que me hago, ¿quién va ganar esta batalla entre gobierno y sindicato de maestros ?Y ahora el grado de complejidad aumenta, porque los padres de los educandos toman partido e intentan romper las huelgas de los maestros para exigirles que vuelvan a dar clases a los educandos.
No pasa desapercibido que el movimiento magisterial representó en un momento dado en México un brazo que surgió de la división que hubo del CNTE, por lo que la SNTE logró conseguir conquistas laborales para sus agremiados.
La lectura es clara, el corporativismo que puede representar este sindicato hay que desaparecerlo. El Estado pareciera que prefiere enfrentar a este sindicato que verse débil al echar marcha atrás, por eso surge el siguiente punto de reflexión: ¿en dónde quedó el Congreso quien fue finalmente quien aprobó esta Reforma? ¿En dónde están los Diputados y Senadores que levantaron la mano para aprobarla?, ¿En dónde están los Partidos Políticos que cabildearon con sus respectivas canonjías para que sus representantes en el Congreso de la Unión votaran a favor de esta Reforma?. Prefieren guardar silencio y dejar que las cosas sigan su curso, no importa la posibilidad de un estallido social porque creo que finalmente impera el viejo adagio “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Por lo que mientras que los mexicanos, nos desgarremos las vestiduras entre sí, muy pronto tendremos el muro que nos dividirá de Estados Unidos.

[email protected]

ESCRIBE UN COMENTARIO