No cabe duda que es la afición la que le pone un sabor especial a los partidos de fútbol y anoche en el estadio León, quedó demostrado, porque los jugadores no pudieron celebrar los goles junto con sus seguidores.
Desde horas antes, la Liga MX informó que el resto de la jornada 10 del Clausura 2020 se jugaría sin público como medida preventiva por el COVID-19 (coronavirus) y así sucedió.

Pero definitivamente, el partido se vivió con una rara sensación, pues es difícil acudir a un partido de futbol sin la presencia de los espectadores que le ponen sabor desde la llegada al inmueble hasta el interior del mismo.
Solamente personal operativo, elementos de seguridad, medios de comunicación, jugadores, árbitros, cuerpo técnico y directivos son los que pudieron estar presentes.

La ausencia del publicó se reflejó hasta en los festejos, pues cuan Ángel Mena anotó, quiso celebrar con su gente y luego le disimuló y festejó con sus compañeros.

ESCRIBE UN COMENTARIO