Pese a que el  Festival Internacional Cervantino (FIC) será virtual en esta ocasión, el alcalde Alejandro Navarro busca otorgar permisos a comerciantes locales y foráneos, durante la celebración del evento, en octubre.

Esto, aún con la postura en contra del Comité Organizador del FIC e instancias estatales de salud, que tomaron la determinación de no hacer presencial el evento, debido a que la pandemia del covid-19 se mantiene activa. Sin embargo la postura del alcalde se se basa en la intención de reactivar la economía en la localidad, tras la crisis económica provocada también por la pandemia.

En semanas anteriores, la titular del FIC, Mariana Aymelrich recordó que en esta ocasión el Cervantino será de tipo virtual, por lo que no habría necesidad de ampliar espacios para el comercio en la vía pública.

A esta voz se sumó la del titular de la Jurisdicción Sanitaria Número I, Juan Carlos González Araiza, quien consideró que no es el momento adecuado para ampliar el comercio, debido a que la pandemia del Covid-19 se mantiene activa.

Sin embargo, Alejandro Navarro ha insistido en que es necesario reactivar el comercio en la localidad para mejorar la actuación situación económica de muchas personas que en esta ciudad se dedican a esta actividad.

“Ha sido una etapa muy complicada la generada por el coronavirus y es necesario reactivar los diversos sectores de comercio para mejorar la situación de las personas que se dedican a eso” dijo.

Al respecto, el titular del Consejo Coordinador de Comerciantes del Mercado Hidalgo, Roberto Loya Mendoza señaló que la posición del alcalde, una vez más sólo busca el beneficio de ciertos sectores y grupos.

Explicó que mientras a los comerciantes del que es considerado el centro de abasto más importante de la población enfrentan una situación muy delicada, la autoridad municipal piensa en ampliar los espacios para el comercio.

“Para nosotros este tipo de comercios que llegan con estos eventos es una competencia desleal porque los que vienen pueden comercializar todo tipo de productos en las calles” afirmó.

Consideró que recurrir a la supuesta reactivación económica, es más un pretexto para justificar esta decisión que solo beneficiará a ciertos grupos de comerciantes.

“Es igual al caso de la Presa de la Olla, a donde llevaron puestos de comida rápida los fines de semana, cuando en el lugar hay varias fondas que tienen trabajando décadas enteras” aseguró.

ESCRIBE UN COMENTARIO