“Los gritones de la Feria” fueron reubicados hasta el fondo de las instalaciones de la misma, muy cerca de Explora y traen productos para el hogar, así como cobijas ideales para estas temporadas frías.

Un espectáculo gratuito y en el que sin duda puedes llegar a soltar una carcajada, es el que dan los famosos “gritones de la Feria”, ese grito de “otro más” que suele ser imitado por muchos, se escucha en vivo y a todo pulmón para atraer la atención de los visitantes de la Feria 2020.

Según Ramón Muñoz, para él es un placer realizar su trabajo porque aunque no le compren la gente siempre se va con una sonrisa.

Un ejemplo de las cosas que hacen estos comerciantes, que más parecen comediantes, es jugar con los vasos o productos de cristal como si fuesen malabaristas lanzándolos de uno a  otro para a su vez mostrarle al cliente de manera atractiva que no se rompen.

“A mí me gusta bromear con las personas, sin faltarles el respeto evidentemente, pero lo importante es que se vayan con una sonrisa, de verdad me encanta mi trabajo”, comentó.

Les afecta reubicación

 Una inconformidad que manifestó fue el lugar que les dejaron, porque los clientes que más van a sus comercios son personas mayores y como ahora estás más lejos no quieren ir, a pesar de que quedaron con más espacio.

“El lunes fue un día de venta muy bajo para nosotros, la gente ya estaba acostumbrada a visitarnos en el otro lugar y ahora les cuesta más trabajo encontrarnos”, explicó.

También dijo que el combo a su rubro no les ayuda mucho, debido a que los clientes que asisten sólo a comprar trastes o cobijas no quieren gastar 70 pesos adicionales para entrar, así que esos días la venta para ellos disminuyó.

Finalmente, será para quienes compran con “los gritones” un nuevo reto adaptarse a la nueva ubicación o contemplar, en caso de llevar coche, dejarlo en estacionamientos aledaños a Explora.

ESCRIBE UN COMENTARIO