La senadora Alejandra Reynoso denunció que solo 5 estados del país pueden tener el Instituto de la Salud para el Bienestar, entre ellos Guanajuato, debido a sus finanzas sanas.

Comentó que Hacienda no puede estar interviniendo en las decisiones de compra de la Secretaría de Salud, pues el año pasado se registró retrasado en la compra de medicamentos y vacunas, que afectó también a la sociedad dichos retrasos.

«Queremos que los estados que no firmen el convenio con el Gobierno Federal para entregar el sistema de salud estatal, tengan garantizado su presupuesto íntegro para atender a la población».

Lamentó que el Gobierno Federal esté informando a través de la Secretaría de Salud, dirigida por Jorge Alcocer, que 22 estados ya se encuentran listos para entregar el sistema estatal de salud a la federación, esto pese a que tienen deudas atrasadas por comprobar el gasto de presupuesto.

“El Gobierno Federal dijo en varias comparecencias que 22 estados estaban listos para firmar el convenio con el Insabi, que les faltaban unos cuantos estados, pero es una falsedad, pues no pueden firmar el convenio los estados que tienen pendientes de comprobación del dinero que se les dio para el Seguro Popular, sólo cinco estados están al corriente, entre ellos Guanajuato”.

Denunció que existen estados como Chiapas, que tiene pendiente declarar en qué se gastó 18 mil millones de pesos del Seguro Popular en la administración de Enrique Peña Nieto.

“Utilizaron el recurso del Seguro Popular y no está comprobado el recurso en la federación, también se encuentran con los mismos problemas Veracruz, Tabasco, Estado de México y Ciudad de México, son pocos quienes están en posibilidad de firmar un convenio, y son las mismas que no van a firmar el convenio, pues el Insabi está destruyendo de tajo los 15 años de construcción del Seguro Popular”.

También te puede interesar:  SSG PODRÁ REVISAR DERECHOHABIENCIA

Señaló que los senadores del PAN buscarán que los recursos del Fondo de Salud y del Seguro Popular lleguen a los estados y que no sean un mecanismo de chantaje de la federación con los estados.

“Estamos viendo que el Gobierno Federal tiene el poder del recurso económico, pero no de la prestación de servicios, no quisieron marcar plazos para transitar del Seguro Popular al Insabi, la gratuidad universal sólo va a duplicar el gasto y se va a disminuir la atención, el IMSS y el ISSSTE tienen su recurso, pero los ciudadanos inconformes podrán acudir a los hospitales del estado y no hay forma de comprobar que no es derechohabiente, ocasionando un doble gasto”.

Señaló que el Gobierno Federal este año tomó 40 mil millones de pesos para utilizarlos de forma discrecional, “no se ven reflejados en infraestructura, los estados con mejor manejo del Seguro Popular serán los más castigados”, concluyó.

ESCRIBE UN COMENTARIO