Organizaciones empresariales y ciudadanos alzaron la voz. Cansados de la creciente violencia y la nula actuación del gobierno, se pusieron de acuerdo para publicar un desplegado en medios de comunicación, en el que piden acciones inmediatas y eficaces para poner un alto “a la grave inseguridad que se vive en la entidad”.

El reclamo está dirigido al gobernador Miguel Márquez Márquez, a los diputados locales y a presidentes municipales de Irapuato, Celaya y Salamanca, todos gobernados por el PAN, aunque deberían sumar prácticamente a todos los municipios porque la violencia está desatada en todo el estado.

Esta es una clara muestra de que la situación se está agravando y de que las autoridades están cruzadas de brazos.

Así lo expresaron en su misiva.

“Con tristeza vemos la incapacidad del gobierno estatal, de los gobiernos municipales de Irapuato, Celaya y Salamanca, para solucionar este grave problema de inseguridad que aqueja nuestra entidad desde hace varios años y que en los últimos meses ha cobrado un alto número de víctimas, entre otras, de servidores públicos, de cuerpos policiacos y de ciudadanos inocentes. Hoy vemos que no han cumplido con su responsabilidad, mientras que el ciudadano no ha dejado de cumplir con la suya”.

El diagnóstico es certero, y el reclamo legítimo: los ciudadanos pagan sus impuestos municipales, estatales y federales, con la esperanza de que los recursos sean bien invertidos en obras y acciones para su beneficio, porque es su dinero, y por supuesto, para que el estado cumpla con su función de ser, que es garantizar la seguridad pública.

El gobierno está fallando, se le acabaron las ideas, y en vez de aceptar su responsabilidad, trasladan la culpa a otras instancias; el propio gobernador Miguel Márquez ha declarado que él ya hizo lo que le tocaba, y que ni Robocop ni Terminator podrán acabar con esta ola violenta.

¿Qué podemos esperar del gobernador y su gabinete de seguridad? Simple y sencillamente que se pongan a trabajar con una estrategia inteligente y coordinada con los municipios y con el gobierno federal.

Del 9 al 15 de junio hubo 74 ejecutados y 28 personas baleadas. ¿Cómo durmió esta semana, señor gobernador?

ESCRIBE UN COMENTARIO